¿Amigos o enemigos? El cambio de la relación entre Estados Unidos y Europa

Sam Hufton
dom 07, 2018, Artículos
Spread the word

La semana pasada, Europa recibió la visita de Donald Trump. La visita arrojó una conclusión clara: el gobierno de Estados Unidos no tiene ningún interés en mantener su antiguo papel autoproclamado de policía mundial. Europa debe prepararse ahora para una nueva era de autonomía de la agenda imperialista de los Estados Unidos y asumir nuevas responsabilidades en la defensa de un mejor orden mundial.

De la reciente visita del Sr. Trump se desprendieron varias señales. En Helsinki demostró al mundo lo cerca que está del presidente ruso. Antes de asistir a esa vergonzosa reunión, se refirió a la Unión Europea como un enemigo, al igual que China y, a la inversa, Rusia. La semana anterior a la cumbre de la OTAN, intentó justificar la toma rusa de Crimea. Lo más significativo para mí, sin embargo, es el arresto de la supuesta agente rusa Maria Butina, y la revelación de que ella apareció en el llamado ‘Desayuno Nacional de Oración’ anual en Washington D.C.

TYT Investiga escribió un artículo esclarecedor sobre las conexiones entre la Sra. Butina y la Fellowship Foundation – la organización cristiana fundamentalista que organiza el desayuno – incluyendo una reunión privada y la supuesta promesa de 10 asientos en el desayuno de 2017 para los enviados rusos. Las actividades de la fundación son significativas para Europa por su patrocinio de “37 viajes al extranjero de miembros individuales del Congreso en los últimos 18 años”, varios de los cuales fueron a Europa del Este. ¿Su propósito aquí? Fomentar la oposición a las normas sobre legislación en materia de derechos de los homosexuales necesarias para ser miembro de la Unión Europea.

Fomentar el sentimiento anti-gay en la frontera oriental de Europa ha sido una táctica del gobierno ruso desde antes de que comenzara el conflicto ucraniano en 2014. De hecho, la propaganda contra los homosexuales es una de las muchas tácticas utilizadas por Rusia en una estrategia más amplia y discernible de “divide y vencerás” en Europa del Este para impedir que la Unión cimiente su presencia en los Estados situados a lo largo de la frontera rusa. El Kremlin también ha patrocinado a partidos de extrema derecha en Italia, Austria y Francia, en un esfuerzo por socavar la integridad de la Unión. Unida, Europa es un reto para la Rusia de Putin. Dividida, Europa es su patio de recreo.

El reciente escándalo Butina revela la presencia de una agenda similar que se encona profundamente en la política estadounidense. El cambio en las relaciones entre Estados Unidos y Europa no es repentino. Los Estados Unidos de Trump son la culminación de una creciente división entre Europa y los EE.UU.: una diferencia en creencias, valores, estándares sociales y objetivos internacionales. La guerra de Irak fue sólo el principio. Trump simplemente ha corrido el velo. Hoy, los republicanos de Estados Unidos apoyan la agenda de Trump hacia la UE porque comparten su antipatía hacia la Unión.

Esto plantea importantes interrogantes sobre el papel de Europa en el mundo. Si Europa se construye sobre la promesa de paz, ¿puede cumplirla más allá de sus fronteras? ¿Debemos estar atados permanentemente a un proyecto imperialista perseguido vigorosamente por los sucesivos gobiernos estadounidenses durante los últimos 20 años, en lugar de determinar nuestra propia visión de defender los valores de un mundo libre y justo?

Países de todo el mundo están cayendo en el despotismo, la xenofobia, el aislamiento y una fealdad general no vista en muchas décadas. Algunos dicen que Europa debería simplemente observar esta diapositiva, abdicando de la responsabilidad de abogar por la paz, la justicia y la igualdad.

Pero no podemos permitirnos esta complacencia. Europa debe utilizar su voz para proteger los derechos humanos y oponerse al autoritarismo. Solo una internacional progresista puede defenderse de la nueva ola de movimientos nacionalistas y luchar contra el establishment fracasado que les dio vida. Sólo una internacional progresista, estrechamente unida, puede defender la libertad y cumplir la promesa de un mañana mejor.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!