Es hora de dejar de financiar y apoyar la mortífera guerra en Yemen

En Yemen se está propagando una guerra, una guerra en la que muchos gobiernos europeos son cómplices. Y sin embargo, pocos de nosotros estamos prestando atención.
La guerra civil yemení se ha extendido mucho más allá de las fronteras de Yemen. En ella combaten pilotos saudíes, soldados sudaneses y traficantes de armas británicos. Pero son los civiles yemeníes los que más sufren. En enero de 2018, 22,2 millones de personas necesitaban asistencia humanitaria, 11,3 millones necesitaban ayuda humanitaria de emergencia y las personas que vivían en 107 de los 333 distritos del Yemen corrían peligro de hambruna. 52.000 personas han muerto, 2 millones han sido desplazadas y ha habido un brote de cólera con 900.000 casos sospechosos.
¿Qué ha causado todo esto y qué podemos hacer al respecto?
Las luchas de Yemen comenzaron mucho antes de esta ronda de conflictos. Antes de 1990, Yemen estaba dividido en Yemen del Sur (“República Democrática Popular de Yemen”), antiguamente una colonia británica hasta 1967, y Yemen del Norte (“República Árabe de Yemen”). Yemen del Sur era un estado marxista, gobernado por el único partido del país, el Partido Socialista Yemení. El Norte, por otra parte, era un estado islámico, gobernado por Ali Abdallah Saleh, que iba a desempeñar un papel crucial en su historia posterior.
Cuando Yemen se unificó, sin violencia, Saleh se convirtió en presidente. Permaneció como presidente hasta 2011, liderando un gobierno corrupto que se mantuvo a flote gracias a un compromiso entre el ejército, el gobierno y los empresarios de Yemen.
Pero la primavera árabe también ejerció su influencia en Yemen. Los manifestantes salieron a las calles exigiendo el fin del gobierno corrupto, una mejor gestión de la economía y el cese de las enmiendas a la constitución que de otro modo habrían abolido el límite del mandato presidencial y habrían permitido que el hijo de Saleh se convirtiera en presidente cuando Saleh murió. Saleh abdicó y se organizaron elecciones. Abd Rabbuh Mansur Hadi, el anterior vicepresidente, fue elegido en una contienda unipersonal con el mandato de mejorar la situación económica y derrotar a AQAP, el ala de Al-Qaeda presente en Yemen que había estado cometiendo atentados terroristas en varias ciudades.
Pero Hadi no cumplió sus promesas. El gobierno estaba demasiado débil y ocupado defendiendo los ataques de las ligas separatistas, la AQAP y los insurgentes chiítas. Yemen es en gran parte sunita, pero tiene una gran minoría de chiítas zayditas. Un cierto grupo compuesto por estos chiítas dirigió una insurgencia contra el gobierno en 2014. Se llamaban a sí mismos los hutíes, en honor a su líder Hussein Badreddin al-Houth, que fue asesinado en 2004 por las fuerzas del gobierno.
Las insurgencias de los hutíes se habían intentado en el pasado, pero esta vez se aliaron con el expresidente Saleh, que quería recuperar el poder. Consiguieron el control de la capital y forzaron la dimisión del gobierno en enero de 2015. Una gran parte de lo que antes era el norte de Yemen ha estado desde entonces bajo el control de los hutíes y su Comité Revolucionario, que aprueba leyes válidas dentro de su territorio.
El presidente Hadi se vio obligado a huir a Riad, lo que llevó a Arabia Saudí a tomar medidas contra los hutíes. Afirmaron que los insurgentes estaban siendo ayudados por Irán y organizaron una coalición para restaurar el gobierno anterior al poder. La coalición estaba formada por los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar, Bahrein, Jordania, Marruecos, Sudán, Egipto y Pakistán, países principalmente sunitas (Qatar se retiró en junio debido a su litigio en curso con Arabia Saudí). Los Estados Unidos ofrecieron apoyo en materia de logística, inteligencia y selección de objetivos, mientras que los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia tienen contratos de venta de armas por valor de miles de millones con Arabia Saudí.
Ahora la guerra ha durado más de tres años y se acerca a su cuarta etapa. Desde el comienzo de la guerra, los daños en el Yemen han sido considerables, incluido el elevado y creciente número de víctimas mortales entre la población civil yemení. Según Human Rights Watch, se han producido 85 ataques ilegales de la coalición, que han causado la muerte de casi 1.000 civiles.
Los hutíes han disparado artillería indiscriminadamente a territorio saudí y a ciudades yemeníes. Ambas partes han detenido arbitrariamente a personas y ha habido rumores de torturas. Las fuerzas hutíes han confiscado productos cruciales para la supervivencia del necesitado pueblo yemení, como alimentos y medicinas. Ambas partes han utilizado niños soldados, que representan alrededor de un tercio de todas las personas involucradas en el conflicto. La ONU puso tanto a la coalición como a las fuerzas hutíes en la “lista de la vergüenza” por violaciones contra los niños (aunque más tarde la coalición fue eliminada de esta lista porque amenazaron con retirar millones de donaciones a la ONU).
La guerra de Vietnam terminó sólo cuando un poderoso movimiento de ciudadanos se levantó para detenerla. Esa guerra, como la de Yemen, se caracterizó por la presencia de poderosos países occidentales que perseguían sus propios intereses sin tener en cuenta la vida humana. También fue un tiempo en el que se despertó la conciencia occidental, un tiempo de amor y compasión. La población se esfuerza por lograr un mundo mejor.
Ahora la conciencia se ha dormido de nuevo, demasiado ocupada con el espectáculo de Donald Trump y el aumento y caída de los precios de las acciones. Es sencillamente increíble (y repugnante) que el sufrimiento de 22,2 millones de personas pueda pasarse por alto, o simplemente ignorarse.
Necesitamos confrontar a los que están en el poder, señalar sus crímenes y contradicciones. ¿Cómo puede un político europeo decir que está a favor de la paz cuando permite la venta de armas a una nación que mata a miles cada año? ¿Cómo puede decir que luchará por lo que es correcto cuando hace la vista gorda ante las violaciones de los derechos humanos?
Se han hecho progresos. Los Países Bajos, Canadá, Bélgica, Irlanda y Luxemburgo han logrado que la Oficina del Alto Representante de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos investigue lo que está sucediendo en Yemen. En el Senado de los Estados Unidos, Bernie Sanders, Mike Lee y Chris Murphy propusieron un proyecto de ley para detener la ayuda que los Estados Unidos proporcionan a los saudíes en la guerra de Yemen (aunque posteriormente fue rechazada). Ha habido protestas en Londres contra los ataques aéreos liderados por Arabia Saudí.
Pero se puede hacer más. El espíritu de las protestas contra la guerra sigue vivo, y su poder debe ser ejercido de nuevo. Esta vez no para detener la caída del napalm en las aldeas vietnamitas remotas, sino para detener la financiación y el apoyo de una guerra mortal, y para detener el mayor desastre humanitario del mundo en la actualidad.
Harm Roelant es un ciudadano holandés de 17 años que actualmente vive en Helsinki y asiste a la Escuela Europea de Helsinki.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!