Hablemos claro sobre comercio, instituciones internacionales, austeridad y desigualdad en Grecia

Hoy oímos hablar mucho de cómo necesitamos un “debate más equilibrado y basado en principios” sobre el comercio. Tal discusión comenzaría reconociendo el significado histórico de Alexander Hamilton, Friedrich List, Henry Carey, el “Sistema Americano” y el hecho de que toda sociedad industrial moderna exitosa fue realmente proteccionista hasta que ya no necesitó serlo, incluyendo al Reino Unido que tenía Preferencia Imperial. La estrategia global de los Estados Unidos hoy en día es dominar los recursos y las finanzas – enseñar cómo hacer esto y capacitar a los caciques son las principales funciones de esta universidad, como he sabido desde que Baby Somoza, como lo llamábamos, era mi compañero de la Casa Quincy en 1972.
No nos engañemos:

  • El libre comercio es la doctrina de los dominantes
  • El Estándar de Oro era la doctrina de los ricos
  • El TPP estaba dirigido a China/li>
  • TTIP era la OTAN económica
  • El TLCAN fue un pacto de rescate

Permítanme que me refiera a un ámbito en el que reivindico la autoridad de haber trabajado codo con codo durante cinco meses con el Ministro de Hacienda del país en cuestión, y ese es el tratamiento que aquí se da al caso de Grecia. El argumento de Dani Rodrik es que las “reformas estructurales” impuestas a Grecia funcionarán a su debido tiempo si se aplican con celo y persistencia. Así, la privatización conducirá a la “racionalización de la producción…” y así sucesivamente. Grecia ha aniquilado a los sindicatos – y ahora tiene un mercado laboral totalmente desregulado sin puestos de trabajo que lo demuestren – pero no se preocupe, “la mayor parte de los beneficios llegan mucho más tarde”. ¡Dejen que las palizas continúen hasta que mejore la moral!
No está claro cómo se aplica la lógica de la racionalización a las playas públicas. O incluso a los aeropuertos, cuando los alemanes se apoderaron de los rentables pero dejaron los no rentables a los griegos. En el sector público, 300.000 despidos llevaron a hospitales a los que se me advirtió que no fuera condescendiente, o “te dejaré en una caja”. Los beneficios… ¿vendrán después?
La verdad de Grecia es que la “reforma estructural” es una farsa. La política de austeridad es una toma de activos de mano abierta. No se trataba de llevar la recuperación a Grecia, sino de sofocar la resistencia en otros lugares, un punto reconocido directamente por el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, e informado por Yanis Varoufakis en sus memorias. Y los griegos lo entendieron. Su rechazo de los términos no fue emocional o irracional. Dos noches antes del referéndum de julio de 2015, me encontraba entre la inmensa multitud en la plaza Syntagma y el ambiente era tranquilo, valiente y sombríamente decidido.
No se puede entender la austeridad europea como una cuestión de buenas reformas que todavía no han dado sus frutos. Tampoco fueron reformas de buena fe que, lamentablemente, no funcionaron. La austeridad europea es una política de poder. Es una estafa de protección bancaria. Y el hecho es que la estrategia ha fracasado. Primero en Gran Bretaña, y ahora en Italia, un país consecuente mencionado aquí solo de pasada, solo una vez, en una lista. Pero la olla italiana ha estado hirviendo a fuego lento durante años. Y los votantes en Italia, por mucho que uno pueda estereotiparlos y desacreditarlos, saben exactamente lo que acaban de hacer.
Un último punto se refiere a la larga discusión sobre el aumento de la desigualdad. ¿Es un intercambio? ¿O es tecnología? ¿O son ambas cosas, y en qué combinaciones? Este debate ha durado un cuarto de siglo – en 1998 publiqué mi primer libro sobre el tema -, pero la investigación ha sido superada durante mucho tiempo por la evidencia desarrollada desde entonces, que muestra claramente un patrón macroeconómico global del movimiento de la desigualdad, impulsado por los cambios en los regímenes financieros, las crisis de la deuda, el colapso del bloque del Este, las crisis de las materias primas y, en muchos países, por el movimiento de los tipos de cambio, impulsado por la especulación financiera.
La noción de que se necesita un flujo comercial – un movimiento de cantidades – para afectar una matriz de salarios relativos es un reflejo debilitante de los libros de texto de los economistas. Una gran crisis de precios relativos, como una crisis cambiaria, es mucho más eficiente. Ni los volúmenes comerciales ni las tecnologías en uso necesitan cambiar. Como dijo un economista de Chicago, ¿cuántas compañías necesita por un precio competitivo? La respuesta es: una y la amenaza de entrada. Este es el mismo principio, pero a lo grande.
 
Lo anterior es un extracto de los comentarios del autor en una conferencia sobre “Rethinking Trade and Investment Law”, Harvard Law School, 14 de abril de 2018.
 
James Galbraith es profesor en la Escuela de Asuntos Públicos de LBJ, Universidad de Texas en Austin, y miembro del Comité Asesor de DiEM25.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!