Deliverance Project

Una llamada extensiva a todos los repartidores de Europa

Por Deliverance Project
Contacto: ridertorino@gmail.com
 
Somos Repartidores de Foodora en Turín. Somos trabajadores del mundo de la entrega a domicilio. Somos el pilar central de la empresa en que trabajamos a diario: Foodora, una start-up “líder” de una máxima expansión en el sector, pero que fuerza a sus trabajadores a conformarse con las migas. El 8 de octubre comenzó nuestra movilización contra los contratos que prometen ingresos simples pero que en realidad descargan todo el riesgo del negocio sobre los trabajadores. Los contratos disponen un salario que solo se centra en el trabajo a destajo (el pago por cada entrega realizada) sin ninguna garantía sobre el número de entregas por turno, sin ninguna protección en caso de enfermedad, sin ningún tiempo libre y, por encima de todo, sin el más mínimo valor del tiempo (nuestro tiempo) que sea reconocido por la empresa. Los contratos Co.co.co (colaboración coordinada y continua) nos categorizan como trabajadores autoempleados, en un contexto donde no hay lugar para la autonomía, donde la autonomía choca con los algoritmos de una aplicación que escanea el ritmo y la cantidad del trabajo, en un clima de competitividad exasperada.
Oímos a los gestores hablar sobre una alternativa a la inactividad, la flexibilidad, una coordinación que rompa las jerarquías usando la aplicación y la tecnología, PARA NOSOTROS, LOS QUE TRABAJAMOS, ESTO SOLO SE TRADUCE EN UNA INSEGURIDAD ABSOLUTA, ESTO ES LO QUE LLAMAMOS EXPLOTACIÓN DIGITAL.
Los directivos incontestables, el chantaje constante y los castigos ejemplares son la realidad formada a partir de promesas incumplidas, una start-up que crea un muro frente a las exigencias de sus trabajadores, rechazando todas las formas de diálogo productivo. Una start-up que, como muchas otras, rechaza reconocer la dignidad que merece nuestro trabajo, la dignidad sin la cual el trabajo se convierte en mera explotación. Las urgencias que tratamos van más allá de nuestra experiencia individual; están afectando tanto a jóvenes como a mayores, estudiantes, trabajadores temporales y desempleados cansados de tratar cada día con un mundo de trabajo que va desde la entrega de comida hasta el call center y al más amplio campo de la logística, que está asfixiando a una generación entera. Una generación privada de su propio futuro por la imposición de condiciones laborales que, junto a la explotación de las áreas grises de la ley y una altísima tasa de desempleo, rechazan y pisotean esos derechos ganados por los trabajadores mediante décadas de lucha y sacrificio. ¡Es hora de decir basta! Es hora de devolver al trabajo y a los trabajadores la dignidad que merecen. De exigir juntos lo que nos pertenece. Es hora de no ser cómplices. El apoyo dinámico, el consumo crítico y la dignidad para los trabajadores son las palabras clave para no ser espectadores indefensos de un futuro que se va al carajo. Los espectadores indefensos de un futuro que nos están robando gradualmente.
Es hora de pronunciarse e iniciar una reflexión que permita dejar de lado la retórica de falsas oportunidades de que presumen en los eslóganes, una reflexión que permita llamar a las cosas por su nombre. Porque el “trabajo a destajo” es explotación incluso aunque no se trabaje en la mina, sino en las calles de la ciudad conduciendo tu bici. Es explotación incluso cuando las órdenes te las grita una app y no la voz de un sargento. Nuestro objetivo es reflexionar, discutir y autoorganizarnos juntos para dar voz a las auténticas necesidades de aquellos que viven en su piel a diario las contradicciones de un mundo de trabajo que siempre es menos responsable que aquellos que trabajan. De modo que a partir de la reflexión pueda nacer solidaridad entre los trabajadores, esencial para imponer desde abajo hacia arriba las protecciones desmanteladas una por una durante los últimos 20 años.
¿Y tú qué opinas? ¿Cuál es tu postura sobre Foodora? ¡Cuéntanoslo! Y pregúntate a ti mismo si quieres ser cómplice de aquellos que, con falsas promesas y eslóganes publicitarios, reclaman un futuro que nos pertenece.
 

Noviembre de 2016
Repartidores de Turín

 

Deliverance Project es un sistema de funcionamiento para contar las diversas luchas del nuevo empleo 2.0 y apoyar la reflexión y autoorganización contra la precariedad y la explotación laboral. ¡Únete!

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!