Emmanuel Macron

Aclaremos las cosas sobre las noticias falsas, Sr. presidente.

Sr. presidente,
El 4 de enero, usted utilizó su discurso anual de Año Nuevo a la prensa para expresar su gran preocupación por la circulación de noticias falsas en Internet.
Como especialista en la materia y ciudadana comprometida, no puedo sino agradecerle que haya abierto este debate crucial para la preservación de la democracia moderna.
Sin embargo, debo pedirle que aclare algunos elementos de su discurso, que disipe algunos malentendidos que pueda haber creado y, sobre todo, que tenga en cuenta en su reflexión algunos elementos del contexto mundial que promueven el poder molesto de los discursos tendenciosos, la propaganda y las noticias falsas.
En su discurso, usted atribuye la reciente erupción de noticias falsas en el campo de los medios de comunicación a lo siguiente:
“Por una fascinación por la horizontalidad absoluta, consideramos que todas las palabras podían ser iguales y que su regulación era inevitablemente sospechosa como mera elección”.
añadiendo:
“Este no es el caso, no todas las palabras son iguales.”
Ahora, en el país que usted representa, se establece desde la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 que:
“La libre comunicación de pensamientos y opiniones es uno de los derechos más preciados del hombre: cada ciudadano puede, por lo tanto, hablar, escribir, imprimir libremente, pero será responsable de los abusos de esta libertad que serán definidos por la ley…”
Despejemos los malentendidos, señor presidente, ya que, lamentablemente, su intervención se presta a interpretaciones erróneas y parece necesaria una aclaración. ¿Puede confirmar que al hablar de la “fascinación por la horizontalidad absoluta”, no se está refiriendo a los principios que inspiraron la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: y que al decir que todas las palabras no son iguales, no quiere decir, en el ejercicio de sus funciones, que todos los oradores no tienen los mismos derechos de libertad de expresión?
Como demócrata, estoy obligada a enseñar a mis alumnos que todas las palabras son iguales, que todos los oradores tienen el mismo derecho a hablar. Sin embargo, estoy de acuerdo con usted en un punto: es cierto que no todas las intervenciones son iguales. Nuestra vida democrática se define en su esencia por el ejercicio de una práctica discursiva continua que permite a los ciudadanos construir colectivamente juicios epistémicos, morales y deontológicos. Es, en efecto, a través de la palabra, o más bien a través de “actos de palabra”, que logramos decidir juntos lo que es verdad, lo que es correcto y lo que es necesario hacer. Sin embargo, para que el proceso democrático sea honesto, correcto y útil, los discursos que lo animan deben tener una característica inevitable: deben ser falsables. Un discurso falsable es un discurso preciso, donde los referentes son identificables, donde todas las predicciones son abiertamente apoyadas por el hablante o atribuidas a fuentes claras, donde todas las relaciones argumentativas son explícitas. Estas características, que relacionan el discurso público con el discurso científico, permiten que los discursos sean contradictorios a través de la argumentación – en lugar de la autoridad – y que sean superados, si es necesario. Estas dos propiedades permiten que el debate público siga siendo sano y animado.
En esta perspectiva, su oposición entre la autoridad del periodista y la falta de fiabilidad de “cualquier bloguero” puede sonar simplista.
La autoridad de un orador, Sr. presidente, no deriva de su condición social, sino de su esfuerzo por ser honesto.
Hay discursos extraoficiales construidos con toda la responsabilidad exigida y discursos oficiales que no cumplen las condiciones de un discurso aceptable en el debate público; la evidencia, Sr. presidente – lamento decirlo – está en su mismo discurso a la prensa. Aunque oficial, su discurso no está exento de los vicios típicos del discurso tóxico: se refiere, por ejemplo, a “una estrategia y una estrategia financiadas” por “poderes” en “ciertas democracias antiliberales” como la fuente de la difusión de noticias falsas. Al decir esto, señor presidente, crea usted una alarma sin asumir responsabilidades. El objeto de sus acusaciones no está claro, nadie refutará nunca su discurso, pero logrará el efecto de hacernos sentir amenazados.
Otro ejemplo de su discurso: usted dice que el aumento de noticias falsas:
“Es utilizado muy a menudo por poderes que de alguna manera se aprovechan de las debilidades de la democracia, de su extrema apertura, de su incapacidad de ordenar, de priorizar, de reconocer básicamente una forma de autoridad. ”
Al decir que la apertura extrema de la democracia es una debilidad, señor presidente, nos permite deducir su intención de limitar esta apertura, sin por ello asumir la responsabilidad de lo que ha dicho. Los demócratas no podrán acusarle de haber hecho comentarios liberticidas, pero se habrá abierto el camino a los actos de discurso liberticidas.
No me pronuncio, señor presidente, sobre la naturaleza de las medidas que usted ha anunciado: otros lo han hecho demostrando que no añaden nada a la legislación existente, que la noción misma de “noticias falsas” es vaga, ambigua y carente de referencias precisas; y que, por lo tanto, cualquier prohibición de la difusión de información basada en la idea de noticias falsas es incompatible con las normas internacionales que definen la restricción de la libertad de expresión.
Sin embargo, me permito algunas consideraciones generales: al abordar este tema, usted abre un debate fundamental de nuestro tiempo, el debate sobre el gobierno – o gobernanza, como venimos diciendo desde hace algún tiempo – de la revolución digital. Se trata de un debate amplio y complejo sobre un cambio radical que afecta a toda nuestra civilización, no solo a la manipulación del juego electoral que usted ha situado en el centro de su discurso.
Como ciudadana, me pregunto si podemos abordar esta cuestión haciendo caso omiso del hecho de que hemos dejado que la industria gestione la revolución digital, que hemos permitido que los gigantes de la web ganen posiciones de monopolio al proporcionarles datos de ciudadanos que la política no quería proteger; que no hacemos nada contra las burbujas de filtro que manipulan y pervierten el debate público más que la difusión de noticias falsas; que permitimos que las empresas digitales dicten la selección, el formato, el diseño, el marco y el momento de la difusión de la información (ya sea falsa o verdadera); que no hemos sido capaces de crear las condiciones adecuadas para repensar la educación de los jóvenes y la educación continua a la luz de esta revolución, dejando a los ciudadanos desprovistos de todo pensamiento crítico o herramientas críticas para hacer frente al impacto que este cambio radical tiene en sus vidas personales y en su vida pública.
DiEM25, el movimiento al que tengo el honor y el placer de pertenecer, afronta todos estos temas en el marco general de una reflexión sobre la democratización de los fundamentos económicos, ecológicos, culturales y estratégicos de nuestra sociedad. Y lo hacemos adoptando un enfoque de democracia participativa. Consideramos que en el esfuerzo por democratizar los cimientos de nuestra sociedad, esfuerzo que ustedes parecen apoyar, todos los ciudadanos deben participar en el debate público, no sólo porque, como nos enseñaron nuestros padres, todas las palabras son iguales, sino porque todas las palabras, o mejor aún, todas las palabras responsables, son necesarias para este fin.
DiEM25 está comprometido a reunir estas palabras, Sr. presidente: espero que pueda escucharnos.
Al pedirle que acepte mi mensaje de Año Nuevo, permítame concluir deseándole la oportunidad que nuestro lema le recuerda, de “escoger el momento” que le convierta en un verdadero defensor de la democracia: Carpe DiEM, Sr. presidente.
 
Paola Pietrandrea
Lingüista
Miembro del Colectivo Coordinador de DiEM25

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!