DiEM25-Reino Unido: Inauguración de la organización en Conway Hall, Londres

DiEM25

, Artículos, DSC News

por Andrew J. Brown

La mañana del sábado 28 de enero de 2017, DiEM25 celebró su primera reunión en el Reino Unido en el Conway Hall de Londres, históricamente un lugar de encuentro de radicales religiosos, filosóficos, sociales y políticos.

Como es habitual en DiEM25, la reunión consistió en gran parte en charlas. Para definir el marco del debate e introducir las ideas más importantes, la reunión contó con las contribuciones de Brian Eno, Elif Şafak, Agnieszka Wiśniewska, Igor Stokfiszewski y, por último, Yanis Varoufakis.

diem25-uk_conwayhall2

Brian Eno, músico y compositor británico, empezó rememorando los conciertos de música vanguardista a los que asistió en el Conway Hall del Londres de los años sesenta. Una época parecida a la nuestra, en la que todo parecía estar cambiando y se planteaban nuevas ideas radicales. Sin embargo, según Eno, esto cambió en los años setenta, cuando el egoísmo racional y el individualismo propugnados por la filósofa y novelista Ayn Rand generaron una serie de ideas simplistas sobre cómo las sociedades debían funcionar por ellas mismas, llegando incluso a cuestionarse, como hizo Margaret Thatcher, si realmente existe eso que llamamos sociedad. Eno destacó que, aunque las siguientes décadas fueron años de prosperidad y de una gran creación de riqueza, esta fue a parar a las manos de unos pocos, mientras todos los demás veían cómo sus sueldos se congelaban. Según Eno, esta peligrosa brecha entre las élites y el resto de la población se hizo patente a ojos de todo el mundo el año pasado, marcando el final de cuarenta años de declive. De repente, participar en política ya no era visto como algo parecido a “masturbarse en público y algo que debía evitarse a toda costa”, como lo había sido para su generación, sino que de nuevo era algo en lo que valía la pena involucrarse.

Eno, una figura clave en el desarrollo de la música electrónica, también señaló un fenómeno importante respecto de la democracia y la tecnología. Dijo que muchos de sus amigos que trabajan en el sector tecnológico en sitios como Silicon Valley habían evitado meterse en política porque creían que la tecnología sería la “solución de facto a todos nuestros problemas”. Para ellos la política complicaba las cosas innecesariamente. Pero la situación actual nos ha ayudado a todos a entender que dejarnos llevar simplemente “por la corriente general” no basta, ya que la tecnología, por muy avanzada que sea, no puede decidir por nosotros. Necesita de nuestra guía y nuestra participación. La necesidad de ser plenamente conscientes a la hora de tomar decisiones políticas fue perfectamente resumida por Eno cuando se refirió a Trump y a Boris Johnson diciendo: “la gente ha empezado a darse cuenta que la cultura del laissez-faire no funciona: mientras nosotros les dejamos hacer, ellos van haciendo de las suyas”. Por último, Eno afirmó que, para él, DiEM25 es sobre todo un movimiento para revivir y revigorizar la idea de que debemos tomar nuestras propias decisiones.

La siguiente oradora fue Elif Şafak, autora, columnista y profesora universitaria turca que aportó a la reunión una importante serie de informaciones sobre la Turquía actual. Empezó señalando que, si uno es de un país en el que la democracia está clara y abiertamente amenazada, “simplemente no te puedes permitir el lujo de ser apolítico”. También nos recordó que una de las más importantes y mejores lecciones que podemos sacar del movimiento feminista es que la política no es solo lo que pasa en los partidos y los parlamentos, sino también “lo que pasa en nuestros espacios privados, en nuestros dormitorios, en nuestras cocinas, en nuestras vidas cotidianas, la política siempre está donde está el poder”. Para Şafak, si se acepta este enfoque más amplio de lo que es la política, es del todo imposible ser apolítico.

elif-shafak-286x325

Elif Şafak, miembro del Colectivo Coordinador de DiEM25

Şafak también recalcó que es de vital importancia conseguir que la política deje de ser meramente una cuestión de “derechas o izquierdas”. Este sistema binario solo trae desastres y, según ella, lo que uno debe preguntarse ahora es si está a favor del tribalismo y el aislacionismo o a favor de un humanismo progresista y constructivo. Insistió con firmeza en que debemos crear un profundo y auténtico sentimiento de que realmente estamos todos juntos en esta empresa. Que necesitamos a gente que esté familiarizada con otras culturas y que participe en los espacios públicos y alce la voz. Y, desde luego, necesitamos más voces femeninas que nos expliquen sus puntos de vista y tenerlos todos después en cuenta.

A continuación, Şafak abordó el tema de los “populismos”, afirmando que una de las estrategias básicas de los populismos consiste en devaluar la importancia de los hechos y los datos apelando a los instintos y los sentimientos. Esto nos exige hacer dos cosas. En primer lugar, reconocer que aquellos que nos posicionamos en la izquierda liberal y progresista no hemos sabido conectar con las emociones de la gente. Şafak recordó a los allí reunidos que es necesario permitir que la gente hable de sus preocupaciones y angustias, de aquello que les enfurece, ya que al fin y al cabo estamos en una “época de ansiedades”. La cuestión es cómo podemos crear un lenguaje político para aquellos que se han visto atraídos por estos populismos que tan bien han sabido aprovecharse de esas emociones y sentimientos. Según Şafak, para crear dicho lenguaje político es de vital importancia desarrollar nuestra inteligencia emocional y encontrar maneras de que la gente pueda discutir sobre la inmigración, los refugiados y la pérdida de la identidad y la cultura de los individuos y las naciones de forma que estos sentimientos sean canalizados para hallar formas mejores, más democráticas y más inclusivas de vivir juntos. Lo segundo que la irrupción de estos nuevos populismos exige de nosotros es que nunca olvidemos la importancia de los hechos y el conocimiento, pero también que nos aseguremos de que estos se expresan empleando nuestra inteligencia emocional. Un punto clave para Şafak es que los escritores tienen un papel importante en esto, ya que pueden contar buenas historias recurriendo a hechos reales y auténticos conocimientos.

Los siguientes dos oradores fueron Agnieszka Wiśniewska e Igor Stokfiszewski, colaboradores de Krytyka Polityczna (krytykapolityczna.pl) y miembros del Colectivo Coordinador de DiEM25.

Wiśniewska explicó a los asistentes que su trabajo de editora en jefe de una revista política le permite ser una intermediaria entre los movimientos de base, activistas y académicos, para que, juntos, puedan luchar por conseguir una democracia real. Y añadió que su pasión por DiEM25 se debe a que le brinda una oportunidad ideal de conocer a gente con distintas experiencias y conocimientos que comparten sus objetivos.

Agnieszka Wiśniewska

Agnieszka Wiśniewska

Tanto Wiśniewska como Stokfiszewski declararon que estaban en el Reino Unido porque tienen muchos amigos trabajando allí y nos recordaron que su comunidad se ha visto conmocionada por el voto a favor del brexit, por el ascenso de la retórica anti-inmigración y de la violencia que, como todos sabemos, ya se ha cobrado un asesinato horrible. Wiśniewska y Stokfiszewski desearon que DiEM25 pueda ser una fuerza progresista en el Reino Unido que luche para que el acuerdo final del brexit sea justo y razonable para todos, inclusive para la comunidad polaca inmigrante. Stokfiszewski también presentó a los asistentes un punto de vista más paneuropeo. Y lo hizo preguntando retóricamente a los allí reunidos por qué los movimientos de la izquierda han fracasado tan estrepitosamente, al menos hasta ahora. Según él, la respuesta es que han sido egoístas, no han entendido que “no se consigue un verdadero cambio progresista concentrándote en un país, sino que debe haber un movimiento más amplio”, y que ahora se debe “trabajar a nivel paneuropeo y global”. Para ellos, DiEM25 es el movimiento que puede permitirnos esto: DiEM25 es “una nueva opción y una oportunidad que debemos aprovechar”.

Wiśniewska concluyó que dentro de poco Polonia será un importante frente de batalla para el progreso y la libertad, y espera que sean capaces de aprender qué hacer para “revertir el curso del autoritarismo cada vez más marcado” que se está viviendo en Polonia.

La primera parte de la reunión concluyó con la intervención de Yanis Varoufakis.

Varoufakis nos recordó que, en 2016, la política volvió a ser un tema que levantaba pasiones, pero estas pasiones fueron mal conducidas, pues sirvieron para alimentar movimientos reaccionarios y no progresistas. Enumeró de nuevo los argumentos de la posición de DiEM25 de permanecer en “la Unión Europea, pero contra la Unión Europea”. Pero recordó a la asamblea que no supimos transmitir que podíamos conseguir un cambio real a aquellos que a priori podrían ser más favorables a una “desobediencia constructiva”. Nuestra incapacidad como movimiento progresista de convencer a la población de que éramos capaces de formar un gobierno fue lo que nos hizo perder el referéndum.

Una de las claves para entender la situación actual es darnos cuenta de que el choque entre el “establishment liberal y el auge de los populismos xenófobos” no es tal. Admitió que hasta cierto punto puede verse como un choque, pero en realidad es más acertado ver estos dos bloques como cómplices, que se necesitan y retroalimentan el uno al otro. Así, en Francia, Marine Le Pen fortalece a François Fillon y viceversa. Esta falsa oposición entre estos dos bloques, en opinión de Varoufakis, es “causa de un gran sufrimiento” y el único antídoto real ante esto es un movimiento como DiEM25, un movimiento internacionalista progresista.

Sin embargo, Varoufakis puntualizó que debemos darnos cuenta de que aún nos queda un largo camino para ser eficaces, que debemos ser honestos con nosotros mismos y “mirarnos en el espejo y darnos cuenta de que como progresistas somos un absoluto fracaso. El Partido Laborista, el Partido Nacional Escocés, los Verdes y los progresistas independientes se hallan sumidos en el caos. El ala pro-Corbyn del Partido Laborista tiene demasiado miedo de que los miembros pro-Blair los ataquen con aún más fiereza si mantienen negociaciones con los Verdes. Y ninguno de los dos negocia con el Partido Nacional Escocés por miedo a que el Partido Laborista Escocés se enfade. Como resultado, los tories dominan total y absolutamente la escena política. Por todo esto DiEM25 está aquí”.

Yanis Varoufakis

Yanis Varoufakis

Llegados a este punto, Varoufakis reveló qué es lo que creía que este encuentro podía aportar:

“Ahora mismo (en el Reino Unido) nos ven como a un simpático grupo que tiene cosas interesantes que decir sobre Europa. Pero ¿a quién le importa Europa si ya no estamos dentro y nos enfrentamos a serios problemas en el país? Así que DiEM25 es irrelevante. ¡Y tienen razón! Y seguirán teniendo razón si piensan que somos inútiles e irrelevantes mientras no les convenzamos de que también tenemos cosas pertinentes que decir sobre su vida diaria en el Reino Unido. Y también es cierto que seguirán teniendo razón hasta que, como dijo Elif, no sepamos mostrar el respeto básico que debemos a las emociones de la gente, por el genuino sentimiento de descontento que impera entre aquellos que votaron a favor del brexit. Ahora, DiEM25 se ha revelado como la resistencia, en toda Europa, que pueden ejercer los ciudadanos más débiles por los fallos del sistema. Creo que es esencial comprender que la mayoría de aquellos que votaron a favor del brexit son nuestra gente. Si no lo vemos así, es mejor que nos vayamos a casa y nos pongamos a mirar la televisión. Es esencial que los blancos pobres de Leeds, de Gales o de los suburbios londinenses sientan que entendemos las dificultades con las que viven, que respetamos sus preocupaciones, sus miedos su angustia en la misma medida que respetamos los de los inmigrantes polacos, el colectivo LGBT, las minorías o los griegos, los turcos y un largo etcétera. Si fracasamos en esto, seremos irrelevantes en el Reino Unido. Otro movimiento de palabras bonitas pero irrelevante, al fin y al cabo.

Recordad qué es lo que estamos intentando conseguir hoy. Transformar DiEM25 en una organización británica. Puede que debiéramos ponerle un nombre distinto, para recalcar que su cometido es abordar las preocupaciones británicas y que está proponiendo medidas para acabar con las causas reales del descontento entre gran parte de la población británica. Y hay dos causas principales de ese descontento:

El subempleo involuntario, que es el amargo resultado de las políticas de austeridad, y la inmigración involuntaria, que es el precio que hay que pagar por un modelo económico que concentra todos los trabajos decentes en zonas muy reducidas, forzando a la gente que vive en el norte del Reino Unido a trasladarse a Londres o a los ciudadanos de Polonia y Bulgaria a emigrar al Reino Unido, Alemania o Francia.

Si no conseguimos ofrecer, como una organización propiamente británica, un programa para un New Deal en el Reino Unido y, una vez hecho esto, no convencemos a la población británica (en especial la del norte de Inglaterra) de que este programa debe ir acompañado de un New Deal para Europa, habremos fracasado. Gracias”.

Seguidamente, Srećko Horvat abrió el turno de preguntas. A continuación, se resumen los puntos que se plantearon:

Elif Şafak remarcó que en Turquía se ha visto perfectamente cómo la política puede dividir familias y acabar con amistades, y que el mayor error que podríamos cometer sería volver a las políticas identitarias. Los antagonismos no son útiles, repetir que hay dos bloques enfrentados es contraproducente y solo los populismos pueden beneficiarse de este discurso. Añadió que no debemos dejar el patriotismo en manos de los nacionalistas o la cuestión de la fe en manos de los religiosos. En el fondo, todo trata sobre la solidaridad; trata sobre el conocimiento de que la historia puede dar marcha atrás y de que está bien amar a tu país, pero siempre recordando que somos algo más que eso. Además, subrayó que los populismos tienen un grave problema con los pluralismos. Por esto, es importante que hagamos hincapié en nuestra multiplicidad y que nos mantengamos alejados de los discursos polarizadores o de bloques antagónicos. Debemos recordar que vivimos en un mundo cambiante y debemos llegar a la gente más allá de nuestros círculos afines.

Şafak respondió a la anterior pregunta sobre el papel que debe jugar la literatura y destacó que es una pregunta que se ha planteado a lo largo de la historia. Şafak cree que debemos continuar escribiendo nuestra poesía, prosa, etc. y que no es un lujo seguir escribiendo. Los populismos pretenden deshumanizar al contrario, pero nos recordó que los narradores pueden devolver esa humanidad perdida y combatir ese intento de los populismos. Por esto, dedicarse a la literatura es de vital importancia.

Srećko Horvat, miembro del Colectivo Coordinador de DiEM25

Srećko Horvat, miembro del Colectivo Coordinador de DiEM25

Brian Eno recalcó que las sociedades se unen o bien a causa de la esperanza (con la idea de que juntos podemos construir un futuro mejor) o bien del miedo (con la idea de que el futuro es tan peligroso que debemos aunar fuerzas para combatirlo). Eno cree que en los últimos veinte años ha sido la idea del miedo la que ha prevalecido. Los gobiernos prefieren tener ciudadanos temerosos, ya que son más fáciles de controlar. Por el contrario, los ciudadanos libres de miedo y con esperanza son creativos y difíciles de controlar. No es fácil mantener a raya a esos ciudadanos. Por ello, remarcó la necesidad de crear una ciudadanía creativa y afirmó que, en mayor o menor medida, todos estábamos allí reunidos por esta razón.

Eno también dijo que es importante hablar sobre la precariedad en general y que es necesario que dejemos atrás la idea de que los seres humanos somos meras unidades que encajar en el primer trabajo que encontremos. Añadió que nos estamos convirtiendo en trabajadores de plantas de explotación del Tercer Mundo, o que al menos así es como él cree que se siente la clase trabajadora: como personas que ya no son tratadas como seres humanos. Por último, Eno tiene la esperanza de que, a través de DiEM25, podamos empezar a construir un futuro esperanzador centrado en la idea de que podemos construir un mundo mejor del que ha existido nunca.

Yanis Varoufakis concluyó enlazando con esta idea de Eno: para que esta esperanza pueda florecer se necesita que la visión de una ciudadanía creativa no quede refrenada por el miedo. Varoufakis cree que todos deberíamos compartir esta visión de una ciudadanía creativa. Pero insistió en que no conseguiremos nada si nos limitamos a mantener estas reuniones y a sentirnos bien con nosotros mismos, y luego no hacemos nada. Por tanto, agregó, es importante que estas reuniones creen grupos de personas que no solo propaguen nuestros mensajes, sino que ayuden a crear un discurso que conecte con las necesidades de la gente de su entorno y no apele únicamente a los grandes principios universales. Según Varoufakis, hay tres necesidades básicas que debemos discutir:

  1. La creación de empleo. La inversión en fuentes de producción de riqueza (tanto en maquinaria como en personas) en Reino Unido es hoy la más baja desde 1945 y no puede haber creación de empleo sin inversión.
  2. Construir viviendas sociales para acabar con el descontento que produjo la venta de estas en los años del thatcherismo. Debe haber un programa para que se pueda volver a vivir en una vivienda decente en tu propia comunidad, sin tener que emigrar a otra zona. Si no conseguimos esto, toda nuestra poesía e inteligencia emocional no servirán de nada.
  3. El Dividendo Básico Universal. Varoufakis destacó que una de las más grandes falacias del capitalismo y de la ideología del libre mercado es que los individuos crean riqueza y el Estado se apropia de esta a través los impuestos. La realidad es otra: la riqueza se crea de forma colectiva y después se privatiza. Y como el capital se crea de forma social, también debería poder disfrutarse de forma social. Por esto, DiEM25 ha estado trabajando en una propuesta para un Dividendo Básico Universal (DBU), que no debe confundirse con la Renta Básica Universal. Este DBU no se financiaría a través de los impuestos, sino mediante un fondo fiduciario que percibiría un tanto por ciento de las acciones de todas las empresas. Este fondo fiduciario acumularía los dividendos de estas acciones y los distribuiría entre la población. Para Varoufakis, esta es la única manera de compartir los beneficios de la automatización entre toda la población.

Varoufakis puntualizó que estas ideas son solo algunas de las que se tienen que llevar al mundo real, donde la gente discute sus necesidades reales. Lo que se precisa, en su opinión, es un New Deal. Recordó a los asistentes que el New Deal del presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt estaba diseñado para combatir el miedo y el propio miedo al miedo. Por tanto, agregó, debíamos salir de esa reunión determinados a crear juntos una propuesta realista y razonable de cómo podemos financiar programas de empleo, de viviendas sociales y el DBU.

Varoufakis propuso estas ideas como un ejemplo de lo que ya podemos hacer. Asimismo, nos recordó que el Banco de Inglaterra ha estado imprimiendo dinero desde hace ya muchos años para reflotar el sistema financiero, dicho de otra manera, ha estado comprando la deuda del sector financiero. ¿Qué pasaría si en vez de esto, tuviésemos un Banco Público de Inversiones, como lo era el Post Office Savings Bank en el Reino Unido, que emitiese bonos? El Banco de Inglaterra podría comprar estos bonos y este dinero podría utilizarse para la investigación y el desarrollo de, por ejemplo, las energías renovables. Esto es solo una propuesta práctica de lo que podría ser un New Deal para el Reino Unido que combatiese el dogma de que “no hay alternativa”. No se necesita una revolución socialista para presentar una alternativa; de hecho, el Banco de Inglaterra podría aplicar estas políticas casi inmediatamente, trabajando conjuntamente con un Banco Público de Inversiones que podría crearse en seis meses. Y Varoufakis se preguntó: “¿por qué no lo estamos haciendo?”. Según él, el descontento de la gente debería canalizarse en esta pregunta: “¿por qué no estamos haciendo lo que podríamos hacer con el sistema capitalista que tenemos? No con el objetivo de crear un sistema socialista, sino para estabilizar la sociedad y cubrir las necesidades básicas universales.”

Varoufakis cree que si la discusión trata sobre qué podemos hacer hoy por hoy en el Reino Unido para cubrir estas necesidades básicas (olvidándonos del brexit y de la Unión Europea que aspiramos a tener), será muy fácil que Europa vuelva al centro del escenario. Porque, una vez que te paras a pensar en estas tres necesidades básicas en el Reino Unido, la consecuencia lógica es que se necesita un New Deal similar para Francia, Alemania y Europa en su conjunto. Y se hace evidente la idea de que uno no puede tratar eficazmente sus asuntos por sí solo; como los Verdes se dieron cuenta en su día respecto del cambio climático. Debe haber un acuerdo entre todos los países que intenten implementar políticas parecidas.

Varoufakis añadió que su propuesta para un New Deal en el Reino Unido se basa en cuatro o cinco áreas donde podemos implementar políticas razonables que atraigan a todo el mundo, al margen del brexit, la Unión Europea, Europa, o incluso DiEM25. Varoufakis cree que, una vez que este discurso haya cuajado, podremos crear una infraestructura política formada por laboristas, conservadores progresistas, verdes e independientes desencantados de la política. Él tiene la esperanza de que, cuando estemos por todo el Reino Unido, la discusión sobre Europa volverá de una forma civilizada que permitirá a los ciudadanos evitar la artificial oposición entre los partidarios del brexit y aquellos que están a favor de permanecer en Europa.

Varoufakis empezó a concluir con un apunte sobre el populismo. En su opinión, no se puede ser demócrata y populista. El populismo democrático es, según él, un oxímoron. Conforme a su definición, “el populismo es la táctica de prometer todo a todo el mundo sin la intención de cumplir esa promesa, con la única idea en mente de usurpar el mandato popular y volverlo en contra de la gente.” Varoufakis enfatizó que por esto él es un demócrata e insistió en que DiEM25 debe trabajar para devolver el demos (“pueblo” en griego antiguo) a la democracia.

Por último, Varoufakis recordó a los asistentes que los tories liberales-conservadores de Edmund Burke ya hablaban en el siglo XVIII de devolver la soberanía al sistema parlamentario británico. En su opinión, “debemos adoptar esto, robarles esa brillante idea. Pero ellos no la llevarán a cabo, solo nosotros podemos hacerlo porque ellos en verdad no quieren hacerlo. Realmente son populistas que utilizan el lenguaje de la democracia para negar los derechos de todos, excepto los suyos propios. Quieren una democracia solo para los ricos, para los más acomodados y quieren privar de la democracia a aquellos que consideran excluidos, moralmente defectuosos y por tanto pobres. Es esencial que restauremos la idea de devolver la soberanía al sistema parlamentario británico y que introduzcamos propuestas constitucionales en el Manifiesto de DiEM25 para el Reino Unido.

170128_conway_hall_group_discussions_03

A continuación, los presentes se distribuyeron en cuatro grupos de trabajo con las siguientes tareas:

  • Redactar el borrador del manifiesto para el Reino Unido y estudiar un nombre para DiEM25 en el Reino Unido.
  • Establecer canales de comunicación con los medios.
  • Definir las bases organizativas, incluido cómo recaudar fondos.
  • La Voz de DiEM25 — el núcleo artístico.

Se presentarán informes sobre el progreso de estos grupos de trabajo en las próximas semanas.

Varoufakis empezó a concluir la reunión anunciando que habría dos grupos más de trabajo a los que los asistentes podrían inscribirse cuando finalizase el acto. El primero abordará la creación de un programa económico para el Reino Unido que irá en paralelo al Green New Deal para Europa que DiEM25 presentará el 25 de marzo en Roma, coincidiendo con el sexagésimo aniversario de la Unión Europea.

El segundo grupo se centrará en las alianzas que DiEM25 debe construir en el Reino Unido. Finalmente, Varoufakis recalcó que “DiEM25 quiere ser tan abierto y antisectario como sea posible. La intención no es crear un partido que vaya contra los laboristas, los verdes o los nacionalistas escoceses. El objetivo de DiEM25 es convertirse en un movimiento que revitalice a estos partidos de forma prolongada en el tiempo y los impulse a trabajar juntos. Así que necesitamos alianzas con los laboristas, los verdes, los conservadores progresistas, con cualquiera con sentido común y sensibilidad que quiera participar en el intento de crear un movimiento internacional progresista que combata esta oleada neoliberal y el auge del UKIP (United Kingdom Independence Party).

La reunión concluyó con algunas aportaciones de los asistentes.

diem25-uk_conwayhall4

La Coordinadora de Voluntarios de DiEM25, Judith Meyer, recordó que cualquiera que quiera ponerse en contacto con DiEM25 lo puede hacer escribiendo a la dirección de correo electrónico info@nulluk.diem25.org.

Se formuló una pregunta sobre la decisión del Partido Laborista de forzar a sus miembros en el Parlamento a votar a favor de activar el artículo 50, que desencadenaría el brexit. Varoufakis contestó haciendo un resumen de la posición de DiEM25 al respecto, recientemente aprobada en un referéndum interno en DiEM25 y que puede consultarse en su página web.

La intervención final la hizo una mujer que había asistido a la reunión con su hija porque sus dos hijos se sentían muy pesimistas ante su futuro debido al brexit. Agradeció a todos los presentes que les hubieran dicho qué cosas podían hacer y que les hubieran dado esperanzas para el futuro.

Todos los presentes estuvieron de acuerdo con Yanis Varoufakis cuando afirmó que no había mejor manera posible de finalizar la reunión.

 

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!