International Women's Day 2018

El precio de la austeridad en función del género

Hablamos mucho de austeridad en DiEM25. Publicamos artículos condenando la austeridad, la mantenemos en el centro de nuestro manifiesto y la desafiamos en nuestro New Deal Europeo. Marchamos contra ella, celebramos seminarios para criticarla y votamos a los políticos que se oponen a ella.
Y sin embargo, parece que nos falta una pieza fundamental del rompecabezas: la austeridad es también una cuestión feminista. Tras la crisis financiera de 2008, muchos gobiernos europeos impusieron medidas de austeridad, ya fuera por obligación de la “troika” o por elección, a menudo por razones ideológicas. Los impactos catastróficos de estas medidas están bien documentados, pero lo que a veces está ausente de dicho análisis es cómo la austeridad afecta a los hombres y a las mujeres de maneras muy diferentes y en grados muy distintos.

Triple peligro

Las mujeres se ven afectadas por el llamado “triple peligro” de la austeridad. En primer lugar, las mujeres tienden a depender más del estado de bienestar que los hombres, debido a las desventajas económicas preexistentes. Las prestaciones, incluidos los créditos fiscales, constituyen una proporción mayor de los ingresos de las mujeres, debido, en parte, a su papel (generalmente) como principales cuidadoras de la familia.
En segundo lugar, en toda Europa, las mujeres constituyen entre el 60 % y el 70 % de la mano de obra del sector público, lo que las hace más afectadas por la congelación de salarios y los despidos en el sector público.

Y en tercer lugar, en los casos en que se recortan los servicios públicos, las mujeres suelen hacerse cargo de la carga, especialmente en lo que respecta a los cuidados y el trabajo doméstico. Entre 2010 y 2015, la asistencia social en el Reino Unido se redujo en un 23% y el cuidado de los niños en casi un 20%. En los casos en que las mujeres compensan estos recortes, se reduce su acceso al trabajo remunerado, lo que las hace más vulnerables a la inseguridad financiera y la pobreza.
De hecho, en el Reino Unido se ha estimado que el 80% de la carga de los recortes presupuestarios recae sobre las mujeres, y especialmente sobre las mujeres que menos pueden permitírselo. Para 2020-21, las mujeres en el Reino Unido habrán visto, en promedio, una reducción del 2,5% en sus ingresos netos (comparado con el 1,3% para los hombres), y una mujer asiática en el tercio más pobre de la población perderá el equivalente al 11,5% de sus ingresos netos (una cantidad asombrosa de 2.320€).
Hay otras conexiones dolorosas entre el género y la austeridad. En 2013, la Conferencia Internacional del Trabajo observó la “anulación [de] la naturaleza vinculante de los convenios colectivos” en Grecia. Los más perjudicados por esta anulación son los que tienen un empleo precario (trabajo temporal o a tiempo parcial), que también son invariablemente mujeres. Mientras tanto, los recortes del impuesto sobre la renta y las reducciones del impuesto de sociedades favorecen a las personas con mayores ingresos – por lo general a los hombres -, mientras que los aumentos del IVA afectan más duramente a las mujeres y a las personas más pobres, ya que una mayor proporción de sus ingresos se gasta en el consumo.

La austeridad como reflejo del sesgo de género

La austeridad es una cuestión moral porque erosiona los esfuerzos para desafiar la desigualdad de género, con la que todos los Estados de la UE están legalmente comprometidos. Pero más allá de la moral, la austeridad es una mala política.
La profesora de la LSE, Diane Perrons, señala que “hay que cuestionar la suposición implícita de que las políticas económicas tienen como único objetivo la creación de riqueza, mientras que las políticas sociales, incluidas las políticas de género, solo son redistributivas”.
Cuando los países gastan en tiempos de crisis, suelen invertir en proyectos de infraestructura física (incluidos los salarios de los trabajadores), ya que se permite que este gasto supere la deuda pública y las condiciones de déficit del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). Sin embargo, el gasto del sector público se considera parte del “gasto corriente” y, por lo tanto, está sujeto a las condiciones del PEC. Esto no sólo pasa por alto el hecho de que la inversión en infraestructura social produce beneficios a largo plazo, como una mano de obra mejor educada y más saludable, sino que demuestra el sesgo de género inherente a la teoría económica.
De hecho, la inversión en asistencia social genera mayores beneficios económicos y sociales que la inversión en infraestructura física. Se ha estimado que invertir el 2% del PIB en la industria de la asistencia generaría el doble de puestos de trabajo en comparación con una inversión equivalente en la construcción. Esto daría lugar a casi un millón de nuevos puestos de trabajo en Italia, algo más de dos millones en Alemania y 1,5 millones en el Reino Unido. Añádase a esto el hecho de que el cuidado profesional es una industria de bajas emisiones de carbono, que apoya la transición a una economía de bajas emisiones de carbono, y queda claro que la práctica económica actual está limitada por prejuicios sobre el “valor” de los diferentes tipos de trabajo.

Así que cuando queremos hablar de austeridad (¡y lo hacemos!), no podemos verla como un abuso con impactos generales. Desafiarla requiere el reconocimiento de la naturaleza de la austeridad desde el punto de vista del género, así como el desarrollo de políticas que reconozcan la importancia de la inversión social para la sociedad en su conjunto.
 
Kate es miembro del DSC Igualdad de Género 1 de DiEM25. El DSC temático sobre igualdad de género se ha establecido recientemente para abordar cuestiones relacionadas con la economía del cuidado, los derechos de las mujeres en Europa y el equilibrio de género en DiEM25 a todos los niveles. Si deseas participar en el DSC temático, o para más información, por favor envíanos un correo electrónico.
Arte: Wilfred Hildonen (Comunicaciones de DiEM25)

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!