Stormont powersharing talks

Juegos políticos cansinos en Irlanda del Norte

Las conversaciones para reiniciar un ejecutivo descentralizado en Stormont se rompieron esta semana, dejando a Irlanda del Norte sin gobierno durante 13 meses seguidos, y con una necesidad urgente de un presupuesto. La líder del Partido Unionista Democrático, Arlene Foster, se alejó de las negociaciones sobre los problemas icitados al llevar a su partido y sus bases a un acuerdo que ella había establecido para compartir el poder con sus socios, el Sinn Féin, sobre el tema de los derechos del idioma irlandés.
Foster y los lideres del DUP se sorprendieron al encontrar una feroz reacción violenta por parte de los sindicalistas sobre las propuestas para dar un estatus legal al gaélico irlandés en Irlanda del Norte. La animosidad hacia cualquier concesión percibida a los intereses republicanos -después de muchos años de fomentar el miedo a una identidad británica erosionada y una progresiva agenda progresista- ha desbaratado los planes de Foster de regresar como primer ministro. La reacción del DUP ha sido apelar inmediatamente a Westminster para reintroducir el gobierno directo.
Pero un retorno al gobierno directo de Westminster sería reaccionario en el mejor de los casos y peligroso en el peor. Tal movimiento es anatema para casi todos los partidos políticos en Irlanda del Norte y sectores de la sociedad de Irlanda del Norte. Se corre el riesgo de aumentar las tensiones sectarias y pone en peligro el mismísimo Acuerdo de Viernes Santo de 1998. Coloca una enorme presión sobre el gobierno del Reino Unido y sus negociaciones en curso sobre el Brexit.
De hecho, el llamado al gobierno directo aviva deliberadamente la amargura en medio de las discusiones hacia una solución a la cuestión de la frontera irlandesa provocada por el Brexit. En esencia, las acciones del DUP son una abrogación de responsabilidad y una falta de voluntad para tomar las decisiones difíciles necesarias para gobernar en interés de todos sus conciudadanos. Es la política como grandilocuencia ideológica y egoísmo miope.
DiEM25 defiende un tipo diferente de política: una que busca tomar una visión amplia y larga, que busca abordar las cuestiones acuciantes de nuestro tiempo, y que sea radicalmente democrática y abierta a todos. Si crees que es hora de ese tipo de política, entonces es hora de unirte a nosotros y trabajar por una agenda progresista para Europa.
 
Owen es miembro del movimiento DiEM25, actualmente con sede en Beirut.

 

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!