Por qué Europa del Este necesita un New Deal

¿Qué puede ofrecer el New Deal de DiEM25 a Europa del Este? ¿Dispone la región de la infraestructura adecuada para poner en marcha un programa de este tipo? ¿O sólo se aplica a la zona euro?
Estas son, por supuesto, preocupaciones razonables. Pero debemos deconstruir el mito de que el New Deal solo puede aplicarse a la zona euro. En su lugar, nuestro reto es desarrollar, agudizar y elaborar el objetivo del NDE de coordinación de políticas paneuropeas entre Estados miembros de la UE y no miembros de la UE.
Europa del Este ha desempeñado un papel crucial en la construcción del actual orden económico desequilibrado. Como sostiene Joseph Halevi, Alemania reconoció la necesidad de rediseñar la región para absorber los excedentes. Como resultado, pasó a depender en gran medida de la tecnología y el capital de Alemania, y la mayor posición de inversión internacional neta negativa de Europa. De hecho, mantuvo un déficit permanente de la balanza por cuenta corriente hasta que estalló la crisis.
Después de 2007, sin embargo, esto dio un giro diferente, dada la nueva estrategia fiscal alemana. Una breve visión de las estadísticas de Eurostat entre 2007 y 2013 revela cómo casi todos los países de Europa del Este tuvieron que reducir sus déficits de dos dígitos a uno “verde” (menos del 4%). Fueron duramente golpeados. Mientras que los países del euro eran vistos como “puertos seguros” respaldados por el BCE, los que no pertenecen a la zona euro se quedaron solos en la tormenta financiera.
Por supuesto, dada su fuerte dependencia de Alemania, las monedas de Europa del Este no podían quedar fuera de control. Se “aconsejó” a los bancos centrales que se mantuvieran fieles a la disciplina financiera y aplicaran ajustes al gasto público. Parecía preferible dejar a Europa del Este fuera de la región de la unión monetaria para aislar las consecuencias de un “colapso monetario”.
DiEM25 debe tomar la iniciativa en la elaboración de una estrategia paneuropea de políticas fiscales, monetarias y sociales. Europa del Este no debe seguir al servicio de las grandes potencias, sino garantizar que sus propias economías crezcan de forma segura y constante. Como tal, este espacio debería desempeñar un papel clave en la recuperación europea impulsada por la inversión ecológica. Ciertamente es capaz de garantizar márgenes de beneficio “satisfactorios” para los países con superávit de inversión.
Implicar a Europa del Este es crucial para responder a la pregunta de qué tipo de Europa queremos. ¿Queremos evitar que un acreedor-deudor (Oeste-Este) polarice Europa, donde los deudores tienen que pagar una importante prima de riesgo para acceder al capital? ¿Queremos una Europa de múltiple orientación en la que la “periferia” esté encerrada en un clientelismo político y un protectorado financiero? ¿Puede Europa del Este dar este salto directamente a la era post-hidrocarburos, a la era verde, directamente, sin mejorar su pobre infraestructura vial, ferroviaria o de agua?
La esencia de nuestro New Deal y el principio fundador de DiEM25 tienen sus raíces en una vieja creencia de que una Europa unida forjará lazos basados en valores comunes y principios humanistas y no en el parentesco, la lengua, la etnia o algún “enemigo común”. Únete a nosotros para hacerlo realidad.
Bogdan es miembro de DSC Bucarest, pero también un humilde ingeniero que vive en Munich. Sus principales puntos de interés son las cuestiones sociopolíticas del sudeste de Europa, así como la promoción de DiEM25 allí.

Fotografía: Thanasis Papaspyropoulos, diario Politis, Chipre

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!