Apoyo católico para DiEM25 – ¿Debería reunirse el papa Francisco con Yanis Varoufakis?

Traducción abreviada de http://www.katholisches.info/2016/03/31/varoufakis-diem25-und-papst-franziskus/ . Foto de Edgar Jiménez, bajo licencia CC-BY-SA.
(Roma)
Estos últimos días, una extraña sorpresa ha salido de la edición de Pascua de Avvenire, un diario propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana. Y esa sorpresa lleva el nombre de Yanis Varoufakis, el polémico economista y ministro de Finanzas de Grecia en los días en que el país se hallaba al borde del abismo.
En Miércoles Santo, Varoufakis hizo una parada en Roma para presentar su nuevo movimiento político DiEM25. DiEM25 son las siglas del Movimiento Democracia en Europa 2025. Su lema es: “¡La UE será democratizada o se desintegrará!”
El objetivo de DiEM25 es alcanzar la democratización en 2025.
Sin embargo, no solo personas radicales y de extrema izquierda apoyan DiEM25, sino también el diario católico Avvenire, el diario de la Conferencia Episcopal Italiana. En Jueves Santo, publicó una entrevista entusiasta a página completa con una cita de Varoufakis por título:
Europa no tiene alma. Resistiremos hasta la prueba moral definitiva.
El exministro de Finanzas heleno y estrella emergente de la izquierda radical aclaró con sus propias palabras cómo surgió esta alianza inusual entre él y el diario católico:
Vi en Avvenire un análisis de Fazio, el expresidente del Banco Central Italiano. ¡Excelente! De tanto en tanto, alguien demuestra que tengo razón…”
Antonio Fazio, exgobernador del Banco Central Italiano, critica la política económica de la UE.
Varoufakis se refiere a un artículo de Fazio en dos partes publicado en Avvenire dos días antes de su llegada a Roma. Fazio, que es economista y católico practicante, famoso por su destacado conocimiento de los escritos de Tomás de Aquino, ha mantenido diversas discusiones con el periodista Eugenio Fatigante, que sirvieron de base para este artículo. Fatigante también entrevistó a Varoufakis.
En la primera parte, Fazio resumía la historia de la política económica internacional y europea durante el siglo XX en palabras comprensibles para los legos. Se centró particularmente en la hiperinflación alemana durante la República de Weimar en la década de 1920.
En la segunda parte, criticaba la política económica actual de la UE, que parece tener una fijación “casi maníaca” con la estabilidad monetaria mientras deja de lado la inversión y el crecimiento económico. Son famosas sus reservas sobre la entrada de Italia en la Unión Monetaria Europea (1996) y sobre la participación de su país en el euro introducido el 2002.
El argumento principal de Fazio es el siguiente:
El excedente económico en la balanza de pagos de ciertos países europeos (con Alemania como principal ejemplo) debería ser empleado para inversiones en bienes de capital en su propio país o en otros países de la UE, en vez de para inversiones financieras.
Para enfatizar esto, se refirió directamente a Varoufakis.
En su opinión, el exministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, que ha sido criticado severamente, entendía la situación mejor que la mayoría. La base de su argumento es: “En vez de emplear 300 mil millones para la expansión cuantitativa (aunque Mario Draghi hiciera lo correcto dentro de los límites legales), deberían haberlos empleado en inversiones en la economía y no para comprar bonos gubernamentales, cubriendo así un gasto que otros ya habían realizado. Por tanto, si se invirtieran 300 mil millones cada año en proyectos elegidos por el Banco Europeo de Inversiones – y los correspondientes bonos privados fueran comprados por bancos centrales nacionales – entonces la situación económica mejoraría de forma inmediata”.
“Este argumento es bastante polémico”, como señala Magister, y tiene que ver con el acuerdo inusual entre Varoufakis (y su movimiento DiEM25) y el diario católico Avvenire sobre las cuestiones de “espíritu” y “moralidad”.
Además, según Magister:
Es destacable la cercanía del diario de la Conferencia Episcopal con las ideas políticas del papa Francisco, quien se siente fascinado por lo que considera “movimientos de la gente”, p. ej. No Global, No Expo, No Tav, No Triv, Occupy Wall Street, Indignados, Cocaleros, en definitiva, los movimientos anticapitalistas de base que han brotado por todas partes. En los discursos que comprenden su manifiesto político – primero en Roma, en octubre de 2014, y después en Bolivia, en julio de 2015 – saludó estos movimientos como la vanguardia de una nueva humanidad.”
En su exhortación apostólica Evangelii gaudium y en su discurso en el Encuentro Mundial de los Movimientos Populares, el papa Francisco expuso una crítica tripartita de “nuestra economía” argumentando:
que nuestra economía mata.
que nuestra economía excluye.
que nuestra economía destruye la Madre Tierra
Alexis Tsipras ya había conocido al papa Francisco, en septiembre de 2014, en una reunión organizada por el antiguo líder del Partido Comunista de Austria. El confidente papal, el obispo Marcelo Sánchez Sorondo, aplaudió cuando Gianni Vattimo, filósofo ateo e izquierdista radical, llamó a una nueva Internacional Papal bajo el liderazgo del papa Francisco, que debía tomar el lugar de la antigua Internacional Comunista.
“Por tanto, no puede descartarse que Varoufakis sea un invitado privilegiado en el Vaticano, siguiendo los pasos de Jeffrey Sachs, que fue invitado para inspirar la encíclica Laudato si’, y de Naomi Klein, que fue invitada a comentarla”, dijo Magister.
Avvenire pertenece a la Conferencia Episcopal, cuyo secretario general, el obispo Nunzio Galantino, es el editor y un confidente cercano del papa Francisco, quien le concedió esta posición. Mediante Galantino, el diario mantiene un enlace directo con el papa Francisco.
De acuerdo con la “cuestión Varoufakis”, Avvenire se ha unido recientemente al campamento No Triv. El 17 de abril, Italia organizó un referéndum sobre las concesiones mineras de gas natural en el mar Adriático. Pese a que la Conferencia Episcopal pidió a los fieles discutir la cuestión con conocimiento y control sin dar una recomendación, desde el 18 de marzo el diario se posicionó claramente.
Según Avvenire, la decisión era evidente, por lo que continuar la discusión era innecesario. Un voto por el “no” a concesiones adicionales es incuestionablemente la conclusión esencial a extraer de las publicaciones oficiales del papa Francisco, Laudato si’ y Evangelii gaudium.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!

Haz un donativo