Conversión ecológica junto con migrantes

Guido Viale
jue 07, 2018, Artículos
Spread the word

¿Qué es lo que hemos olvidado? Pidió “Urbi et Orbi”, en Roma y en el mundo, el Joven Papa de Sorrentino. Hemos olvidado todo sobre el cambio climático y la conversión ecológica.

El cambio climático causado por los combustibles fósiles afecta a todo el planeta. Pero los países más devastados y expuestos son aquellos de los que provienen la mayoría de los refugiados y migrantes de hoy en día, escapando de las guerras y conflictos desencadenados por la reducción de los recursos necesarios para la supervivencia y la apropiación de las tierras y los recursos disponibles por unos pocos. Son guerras y conflictos alimentados en gran parte por varios gobiernos de Occidente o de otra manera, que han recurrido al robo económico y la degradación ambiental después de perder el control directo que ejercían cuando esos países todavía eran sus colonias.

Los cambios climáticos en curso todavía se pueden frenar, y en parte incluso revertirse; las tierras devastadas pueden regenerarse y recuperarse; los refugiados medioambientales y de guerra obligados a abandonarlos podrían, y a muchos les gustaría ver esto, regresar para reconstruir sus países y regenerar sus tierras y sus comunidades si tuvieran la oportunidad. Muchos otros de sus compatriotas podrían, a su vez, irse a Europa, decididos a regresar, después de haber trabajado algunos años con nosotros, si tuvieran la posibilidad de hacerlo por rutas seguras y legales. Nada que convierta a Europa en un cuartel, el Mediterráneo en un cementerio y Libia en un campo de concentración es irreversible, pero no queda mucho tiempo. Pronto esos procesos se volverán irreversibles, el planeta Tierra se convertirá en un hábitat insoportable para la mayoría de sus habitantes, incluidos aquellos que hoy se sienten seguros.  Las personas obligadas a abandonar su país para tratar de sobrevivir se contarán en cientos de millones y el falso bienestar que muchos de nosotros (en realidad cada vez menos) creemos que podemos defender con barreras cada vez más altas en nuestros países, confiando a los políticos deshonestos la tarea de construirlo estando destinado a disolverse en unas pocas décadas. Sólo los más ricos se beneficiarán: siempre menos y siempre más ricos, como ya ha estado ocurriendo durante algún tiempo ante nuestros ojos.

Durante años, los dueños del petróleo y las industrias que dependen de él, corrompiendo académicos, políticos y periodistas, han tratado de negar el peligro mortal del cambio climático y sus causas, sabiendo muy bien cuán real era ese peligro. Incluso los militares lo saben y se han estado preparando durante un tiempo para no luchar más contra el comunismo, el narcotráfico o el terrorismo (todas las cosas que justificaron en el pasado la necesidad de armarse más y más), pero las olas migratorias que golpearán los ricos enclaves en Occidente cuando los efectos del cambio climático comienzan a sentirse de manera generalizada y profunda. Esto es testificado por documentos del Pentágono hace más de 15 años.

Nada de esto se niega ya hoy, simplemente se ignora. Políticos, medios de comunicación, periodistas e intelectuales lo hacen, solo se contradice débilmente con el llanto de aquellos científicos que ven la noche acercarse a la vida humana en nuestro planeta. El problema en el corazón de la política, tanto en Europa como en los Estados Unidos, ahora se considera cómo detener a los refugiados en las fronteras externas o internas de los estados, como si los migrantes se materializaran repentinamente en el Mediterráneo o en la frontera con México, sin preocuparse por el antes o el después.

El “antes” es la devastación de la tierra, el robo de recursos, las guerras y la venta de armas que han obligado a muchas personas a huir, y continuarán obligándolas a huir. El “después”, si todavía se puede considerar un después, ciertamente no es “crecimiento”, los pocos puntos porcentuales o decimales de un punto porcentual de aumento en el PIB, o lo que sea, que los economistas, políticos y banqueros están luchando para perseguir como si esa fuera la clave de la salvación para todos (es solo para unos pocos e incluso para ellos solo por un corto tiempo).

El verdadero “después”, si sabemos cómo construirlo, es aquel que puede ofrecer tierra, hogar, trabajo para todos, migrantes y nativos, incluso aquellos que se encuentran cada vez más al margen de una sociedad que no ofrece ni promete nada, sino reducciones y sacrificios, y justo en este momento destella ante los ojos todos los lujos desenfrenados de los pocos que pueden permitírselos. Ese futuro para todos está solo ahí en la conversión ecológica, en el cuidado del hogar común, en la protección de la Tierra. Es decir, en el rápido abandono de todos los combustibles fósiles, en la reconversión de industrias contaminantes y fábricas de armas, en el cierre de todos los sitios de “Grandes Obras” que devastan la tierra y no crean ni empleo ni bienestar, en el bloqueo del saqueo de recursos, el abandono de la cultura y la economía de los residuos, que transforma hombres y cosas en basura en el menor tiempo posible, en la lucha contra la pobreza y la explotación, garantizando a todos, migrantes y nativos, ingresos suficientes para vivir, pero también la oportunidad de estudiar, aprender y encontrar un trabajo que valore las habilidades de cada persona.

Estas son las cosas con las que todos sueñan, excepto aquellos que viven de la explotación de otros, que han logrado hacernos creer que son inalcanzables porque el verdadero problema sería el crecimiento que ya no trae ningún beneficio excepto para aquellos que ya tienen todo y siempre querrán tener más. Estas son las cosas de las que los partidos políticos deberían hablar, en lugar de participar en una carrera cínica, cruel y mortal para ser quienes hacen más por repeler a los inmigrantes que tratan de llegar a Europa, en realidad muy pocos, en comparación con los muchos obligados a abandonar sus tierras. Así la política se ha marchitado y se ha endurecido y en lugar de entender, estudiar y explicar cómo todos esos objetivos, y otros, se remontan a un gran programa para poner a nuestro planeta de nuevo en pie, articulándolo país por país, ciudad por ciudad , distrito por distrito, empresa por empresa, campo por campo, y eso sin la llegada de nuevos inmigrantes y sin darles la oportunidad de volver a sanar las tierras y las comunidades que dejaron, ninguno de esos objetivos puede lograrse (y nuestra las condiciones empeorarán cada vez más), estamos viajando furiosamente a lo largo de una espiral que nos sumerge en la miseria.

¿Pero quién puede hacer lo que nadie ha hecho hasta ahora? Podemos comenzar con las asociaciones, los comités, los grupos involucrados en el campo de la solidaridad y la integración, son muchos pero no tienen voz ni poder, actualmente sofocados por un debate insulso que habla de otra cosa y tiene lugar en otros lugares. Es a partir de ahí que puede nacer y crecer la fuerza para enfrentar el desafío de lo que la historia pone en la agenda.

Autor: Guido Viale
Biografía: Guido Viale nació en Tokyo en 1943. Actualmente vive en Milán. Ha trabajado como economista en Italia y en en Cooperación Internacional.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!