El Estado de la Unión de DiEM25

A principios de septiembre, el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pronunció su último discurso sobre el estado de la Unión, un ritual sin vida que ha sido copiado de los Estados Unidos. El discurso sirve principalmente para que la Comisión Europea se felicite a sí misma, y el discurso de este año no ha sido diferente. Junker anunció que “amaría a Europa para siempre” y fue aplaudido de pie.
Pero DiEM25 aprovecha la ocasión para examinar la situación real en la UE, sobre la base de los seis valores fundamentales de la UE establecidos en el artículo 2 del Tratado de la Unión Europea.

1. Dignidad humana:

El flagrante desprecio de la UE por la dignidad humana puede verse en nuestras calles y en los mares.
La UE, ganadora del Premio Nobel de la Paz, ya ha ahogado a más de 1.560 inmigrantes en el Mediterráneo en 2018, muchos de los cuales eran niños. Los gobiernos de los Estados miembros siguen luchando contra los refugiados en lugar de poner fin a las guerras que les hicieron huir. En Europa, es el pasaporte el que decide la dignidad de quién vale la pena proteger.
Pero no son solo los refugiados los que tienen que luchar por su dignidad: desde 2014, el número de personas sin hogar en Alemania, uno de los países más ricos del mundo, casi se ha duplicado hasta alcanzar los 860.000. Su inseguridad en términos de vivienda básica es una afrenta a los valores declarados de la UE.

2. Libertad:

Las libertades fundamentales -de expresión, asociación y autodeterminación- están gravemente restringidas en la UE.
Una nueva ley policial en Baja Sajonia regula la interceptación de conversaciones telefónicas, correos electrónicos y mensajes de chat. El uso de spyware se simplifica enormemente.
Mientras tanto, a la mayoría de los ciudadanos catalanes les gustaría ver la posibilidad de un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Aunque esto implica dificultades constitucionales, en lugar de mediar, la Unión Europea guarda silencio o adopta una posición sesgada a favor del Gobierno de Madrid. Los ciudadanos de Cataluña tienen derecho a ser apoyados por la UE para resolver el asunto de forma democrática.
En Hungría, la libertad de prensa se vio restringida por la abolición de la protección de las fuentes. Además, se han revocado las licencias de varios medios de comunicación críticos con el gobierno.

3. Democracia:

Una de las tendencias más claras en la Unión Europea es la erosión de la democracia y sus instituciones.
En Polonia, el partido de gobierno de derecha PiS está estableciendo un nuevo umbral del 16,5 por ciento en la ley electoral para las próximas elecciones europeas, impidiendo de hecho que los partidos de la oposición presenten un desafío.
En Hungría, después de una reforma constitucional, Viktor Orban hizo recortar las circunscripciones para que su partido Fidesz obtuviera un 11% más de escaños en el parlamento sin generar más votos.
En Grecia, la troika, que nunca fue elegida democráticamente por los griegos, ha movido los hilos para determinar la política fiscal del país hasta 2060.
Mientras tanto, el Parlamento Europeo sigue sin tener derecho de iniciativa.
Y contrariamente a las directrices de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa -que estipulan que no debe haber un cambio en la ley electoral en los doce meses anteriores a una elección- el Parlamento Europeo decidió una cláusula de bloqueo para las elecciones al Parlamento Europeo en Alemania, que haría ineficaces a millones de votos.

4. Igualdad:

En pocas palabras, no hay igualdad en Europa. El salario mínimo en Luxemburgo es de 11,55 € y en Francia de 9,88 €, pero los trabajadores en Polonia tienen que contentarse con 2,85 €. En Bulgaria es aún menor: 1,57 euros.
La renta per cápita en Dinamarca es diez veces superior a la de Rumanía. Apenas ha habido una aproximación de las condiciones de vida.
Al menos 1,5 millones de griegos viven en la pobreza extrema con menos de 177 euros al mes. Eso es aproximadamente uno de cada siete habitantes de Grecia.
Independientemente de ello, existe una falta de igualdad conceptual entre hombres y mujeres en todos los países europeos.

5. Estado de derecho:

A pesar de los débiles intentos de controlar a los Estados miembros, el Estado de derecho está en declive.
En Polonia, una nueva ley de medios de comunicación permite al gobierno decidir directamente sobre los puestos de gestión en los medios de comunicación públicos.
Además, el Tribunal Constitucional polaco perdió gran parte de su autoridad: por ejemplo, en lugar de una mayoría de 1/3 de los jueces constitucionales, ahora se necesita una mayoría de 2/3 para detener las leyes contra las violaciones constitucionales.
Sin embargo, a pesar de que los sistemas jurídicos están sometidos a una presión cada vez mayor, el sector de la justicia está drásticamente infrafinanciado en casi todos los Estados miembros de la UE. En Italia, por ejemplo, el tiempo medio de los tribunales es de 527 días.

6. Derechos humanos y de las minorías:

Los inmigrantes, los recién llegados y las minorías tienen muy pocas protecciones en la UE en la actualidad.
En Austria, el partido gobernante que reclama un “alojamiento concentrado de los solicitantes de asilo”.
En Italia, un gobierno antieuropeo gobernado por la Liga Norte y su Secretario del Interior, Matteo Salvini, hace un llamamiento a la violencia contra los inmigrantes y a la segregación racial en los servicios públicos italianos.
Según Amnistía Internacional, Eslovaquia aplica el “racismo de Estado” contra los sinti y los romaníes.
En Alemania, casi la mitad de todas las demandas contra solicitudes de asilo rechazadas tienen éxito y, por lo tanto, son erróneas en primera instancia en detrimento de los solicitantes de asilo.
¿Qué podemos concluir de este conjunto de correcciones al discurso triunfalista de Junker? El estado de la Unión es débil, con amenazas de desintegración por todas partes. Muchas personas no ven a la Unión Europea como un proyecto visionario de paz, prosperidad y seguridad jurídica en toda Europa, sino como un proyecto fragmentado, opaco e inaccesible para los Estados europeos económicamente fuertes.
DiEM25 está haciendo campaña a favor de un New Deal que ponga fin a las políticas de austeridad en los estados del sur, establezca un programa de solidaridad para aquellos que están rezagados en el progreso económico e invierta en la Transición Verde para transformar Europa en un reino de prosperidad y justicia económica.
Nos comprometemos a fortalecer los tribunales constitucionales estatales vinculándolos a la Comisión de Copenhague a fin de defender con mayor eficacia los valores fundamentales cuestionados.
Queremos abolir el artículo 51 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, que permite a los gobiernos hacer caso omiso de la Carta sin tener que enfrentarse a sanciones.
Reunimos fuerzas progresistas en toda Europa para defender conjuntamente los ataques de los nacionalistas, populistas de derecha y demagogos contra nuestros valores fundamentales.
¡Carpe DiEM!

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!