Bundestag

Elecciones alemanas 2017: las 8 propuestas de DiEM25 para los progresistas de Alemania

Alemania es fundamental. Es, y debe ser, un país central del proyecto europeo. Pero este proyecto está en problemas dado el fracaso político a la hora de alinear los intereses de la mayoría de alemanes con los de la mayoría de europeos. Por tanto, Alemania necesita nuevos relatos y agendas políticas para fomentar una nueva política por toda Europa: una política que reflejará el interés común de la mayoría de europeos.
¿Pero quién difundirá estos nuevos relatos y agendas políticas? Hasta el momento, la campaña para las próximas elecciones alemanas no ha sido muy alentadora al respecto.
En vista a las elecciones federales alemanas de 2017 del próximo 24 de septiembre, DiEM25 reconoce las cuestiones que están en juego y ha pasado a la acción.
Este es el método:
Pusimos sobre la mesa del Comité Nacional Provisional alemán de DiEM25 una propuesta para que circulara entre los DSC de Alemania. Estos debatieron el documento, y en lo posible lo llevaron a reuniones públicas, lo enmendaron, y, lo más crucial, contactaron con candidatos al Bundestag de ideas afines para que lo apoyaran y se comprometieran a llevarlo a cabo si resultaran elegidos. Esto es, en el mismo espíritu con que nuestros miembros de Francia se aproximaron a las elecciones parlamentarias el pasado junio.
Nuestros activistas alemanes han actuado con rapidez y están inmersos en el proceso de confirmar una lista de candidatos dispuestos a adoptar la agenda política propuesta de DiEM25 para Alemania. Publicaremos esta lista aquí antes de las elecciones.
A continuación, puedes leer nuestra propuesta original: “8 propuestas para los progresistas de Alemania”.


8 propuestas para los progresistas de Alemania

Introducción
Alemania es fundamental. Es, y debe ser, un país central del proyecto europeo. Pero este proyecto está en problemas dado el fracaso político a la hora de alinear los intereses de la mayoría de alemanes con los de la mayoría de europeos. Todas las frases que empiezan con “los alemanes…”, ya contengan evaluaciones positivas o negativas, resultan deorientadoras, generalizadoras y acaban minando el interés común de la mayoría de europeos y de la política progresista en general.
Creamos DiEM25 para dar a luz nuevos relatos y agendas políticas que fomenten una nueva política por toda Europa, que visibilice y dé voz al interés común de la mayoría de europeos. Por esto es por lo que Alemania es central para la política de DiEM25 (¡no fue por accidente que DiEM25 fuera inaugurado en Berlín!).
Para los candidatos progresistas en las próximas elecciones federales en septiembre, DiEM25 dispone las siguientes 8 propuestas.
 

  1. Sobre el modelo de mercado social de Alemania

Alemania se elevó a un status de ser la envidia del mundo gracias a un contrato social que ofrecía a la clase trabajadora una fuerte protección (y asientos en las juntas directivas de las grandes empresas) para su conformación en un entorno de libre mercado normativizado pero flexible en que los negocios pudieran salir adelante. Junto a los bancos locales vinculados a industrias de diferentes tamaños, y en un entorno global positivo, se desarrolló el “milagro económico alemán”.
Sin embargo, desde la creación del euro y desde la crisis bancaria que este causó, la competitividad económica alemana se ha vendido recientemente a expensas del modelo de mercado social de Alemania. La flexibilización de muchos trabajadores, la represión salarial, la duplicación de la proporción de “trabajadores pobres” alemanes, el intento cada vez más confiado de los cristianodemócratas de limitar el gasto social y la inversión pública… todos estos sucesos están transformando Alemania silenciosamente en una carcasa vacía que solo se parece a lo que los socialdemócratas alemanes antaño habían creído lograr. Además, en otros países de la Eurozona se están poniendo a prueba más “reformas estructurales” que reducirán todavía más las expectativas de vida de millones de alemanas.
 

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:
Expliquéis a la gente de Alemania que los (limitados) logros del modelo alemán están gravemente amenazados y que, además, los sucesos en el resto de la Eurozona están facilitando el desmantelamiento de la tradición de mercado social de Alemania. Defender y hacer mejoras necesarias al modelo e instituciones sociales y democráticas de Alemania va de la mano con oponerse a las políticas de coalición en la Eurozona.

 

  1. Sobre el euro

Los candidatos progresistas alemanes ya están haciendo sonar las alarmas por toda la República Federal, para advertir a los votantes de una falsedad flagrante y peligrosa: la noción de que Alemania está saliendo bien de las crisis del euro y de que sus líderes han guiado a los rebaños europeos adecuada y sabiamente. La razón es simple: la situación ha sido justamente la contraria. Alemania es mucho más débil como resultado de la crisis y Europa se halla en un estado avanzado de desintegración como resultado de la mala gestión que el gobierno alemán ha hecho de la economía social europea y sus recursos.
Sí, es cierto que la crisis ha creado un gran superávit para el presupuesto federal (debido a la supresión masiva de los tipos de interés cobrados para superar la deuda de Alemania) y un enorme influjo de capital a los bancos de Fránkfurt (debido a la fuga de capital de las economías más débiles cuyos ciudadanos temen el Grexit, el Italexit, etc.). Pero estos superávits son una señal de debilidad, no de fuerza. Son la señal de las actuales y futuras adversidades masivas de la mayoría de alemanes. Que el establishment las celebre como indicadores de salud económica es echar sal en la herida.
Cuando un país como Alemania reporta su más bajo nivel de inversión (como porcentaje de la renta nacional) en un momento en que los inversores pagan a su gobierno para que tome préstamos y los ahorros se encuentran en su nivel más alto de su historia… Cuando los élites del país insisten en que los diversos superávits deben ser mantenidos mediante mayor represión salarial y exprimiendo a la clase trabajadora de Alemania, con el fin de minar a las clases trabajadoras francesas e italianas y dar una excusa a los gobiernos italianos y franceses para que expriman a sus propios trabajadores… Cuando en un país como Alemania todo el mundo es ahorrador (gobiernos, familias y empresas ahorran más de lo que gastan/invierten), viéndose por tanto forzados a confiar sus duramente logrados ahorros a otros países y que ahora deben controlar mediante austeridad y amenazas… Cuando un país envejecido que siente la necesidad de ahorrar para su futuro crea fuerzas económicas que impulsan los tipos de interés por debajo de cero, agotando así sus propios ahorros. Cuando todo esto sucede, sabes que el país en cuestión está en apuros.
 

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:
Concienciéis a los votantes alemanes de una cuestión básica: ¡estamos todos juntos en esto! Ningún país puede salir por la fuerza de una crisis. Alemania no puede ocultarse tras sus superávits sin exprimir a sus trabajadores y sus fondos de pensiones. Si nuestra unión monetaria es el cierre de desequilibrios viciosos, la miseria se comparte entre los ciudadanos más pobres en todas partes, ya vivan en países de superávit o en países de déficit.

 

  1. Sobre un New Deal Europeo

Puesto que estamos todos juntos en esto, puesto que no hay solución para los problemas de Italia o Grecia que no incluya el fin de los minijobs alemanes, la “uberización”, la infrainversión, etc., Alemania necesita un New Deal Europeo.
Ahora mismo, la mayoría de alemanes ha sido adoctrinada a pensar que un New Deal Europeo implica que Alemania pague por el resto de Europa. Si bien es cierto que Alemania es rica, no lo es tanto. Sin embargo, se equivocan al pensar que un New Deal Europeo significa que los contribuyentes alemanes paguen más para financiar el bienestar social, los proyectos de inversión y los sistemas bancarios del resto de Europa. Para demostrarlo, y para mostrar el camino adelante, DiEM25 ha elaborado su Libro del New Deal Europeo.
 

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:
Iniciéis un gran debate social, político y cultural sobre la idea de un New Deal Europeo, y uséis nuestro Libro del New Deal Europeo como marco para esta transformación.

 

  1. Sobre democracia en Europa

La mayoría de alemanes quiere vivir en una Europa democrática. Pero, al mismo tiempo, la mayoría de ciudadanos alemanes teme que el precio a pagar por una UE democrática es uno que Alemania, pese a su riqueza, no podría asumir.
¡El New Deal Europeo de DiEM25 defiende que esta no es la situación! Es cierto que el precio que hoy en día paga la mayoría de alemanes por la falta de democracia funcional en la UE es grande y desperdiciado. Para superar la política del miedo y desesperación en línea con nuestro New Deal Europeo, los progresistas alemanes deben discutir también la idea de un proceso de asamblea constituyente concebido por el Manifiesto de DiEM25 que puede abrir un amplio proceso social, político y cultural hacia una auténtica Constitución Europea democrática.
 

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:
Iniciéis un debate sobre la idea un proceso de asamblea constituyente europea y de una Constitución Europea Democrática.

 

  1. Sobre la Transición Ecológica

Los gobiernos e industria de Alemania han dado grandes pasos para producir y financiar las prácticas ecológicas, de reciclaje y de energías renovables. Sin embargo, la clave para la Transición Ecológica que necesitan Europa y el planeta es la inversión masiva. Y la inversión masiva en tecnologías ecológicas y procesos del futuro es imposible fuera del marco macrofinanciero de la agenda del New Deal Europeo que propone DiEM25.
 

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:
Profundicéis y expandáis vuestro apoyo a la política de una transformación democrática social-ecológica proponiendo una agenda que combine la cancelación de la austeridad, la regulación del sector financiero y una recuperación encabezada por la inversión ecológica, y que, por tanto, puede servir como marco para esta transformación.

 

  1. Sobre soberanía tecnológica

La industria alemana se enorgullece de su progreso tecnológico. No obstante, cuando se trata de tecnologías digitales, pese a la experiencia de la industria alemana, las empresas, la sociedad y el gobierno alemán dependen de las plataformas de Silicon Valley de una manera que resulta dañina para la soberanía tecnológica.
 

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:
Demostréis a los votantes que el futuro tecnológico de Europa no puede ser dejado en manos de las multinacionales alemanas y estadounidenses. Nuestras economías y, de hecho, nuestras democracias dependen del desarrollo de plataformas open source que fomenten nuestra productividad y nuestra capacidad de trabajar juntos, sin ser explotados por la última expresión del poder monopolístico mundial.

 

  1. Sobre refugiados y migración

La reacción positiva inicial de Merkel a la afluencia de refugiados sirios en verano de 2015 ha sido vilipendiada y clasificada como un error espontáneo. Su rendición a la “realpolitik” y su despreciable acuerdo con el presidente de Turquía han completado un giro nacionalista y racista del establishment de Alemania.
Pero la sociedad civil resiste. ¡Su resistencia debe ser celebrada y reforzada!

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:

Reprended a Merkel por haber traicionado su propio instinto inicial de “dejarles entrar”. Proponed políticas tangibles que sean acordes al espíritu de “dejarles entrar” y que difundan por toda Europa una aproximación sensata, humanista y realista – no solo hacia los refugiados, sino también hacia los migrantes económicos. Trabajad para detener el acuerdo de refugiados entre la UE y Turquía.

 

  1. Sobre mantener la paz

Merkel, tras una reciente reunión con el presidente Trump, anunció que Europa debe tomar su destino en sus manos y no “depender más de la bondad de los extranjeros” para su defensa. Esto es correcto. Sin embargo, los progresistas deben estar alerta: no necesitamos un sustituto europeo de la OTAN. No queremos un pacto europeo que propague la beligerancia y las armas ni cerca ni lejos. No queremos otra vergonzosa intervención europea como la de Libia en 2011. No queremos una amenaza europea que le dé a Putin más excusas para reprimir a los demócratas rusos.

Llamamos a los candidatos progresistas a las elecciones alemanas a que:
Exijáis el bloqueo de la venta de armas a los regímenes represores, como muchos progresistas ya hacen. Con un aumento del 7% de la venta mundial de armas a 4,03 mil millones de euros en la primera mitad de 2016, Alemania es responsable de conflictos en todo el mundo. Con la venta de armas a Turquía, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Argelia y otros, Alemania está apoyando directamente a regímenes represores y guerras, que conllevan crisis de migración y refugiados.
Luchad por una Europa Internacionalista que trate a los no europeos como fines en sí mismos. Una Europa Pacífica entregada con todas sus fuerzas a reducir tensiones en su este y en el Mediterráneo, actuando como baluarte contra las sirenas del militarismo y el expansionismo, y demostrando su compromiso con el bloqueo de la venta de armas. Una Europa Abierta que esté viva a las ideas, las personas y la inspiración de todo el mundo, reconociendo las vallas y fronteras como señales de debilidad que propagan la inseguridad en nombre de la seguridad. Una Europa que finalmente reconozca su responsabilidad por sus crímenes históricos de colonialismo e imperialismo. Una Europa Liberada donde el privilegio, el prejuicio, la privación y la amenaza de violencia se desvanezcan, permitiendo a los europeos nacer con menos roles estereotipados, para disfrutar aún más oportunidades de desarrollar su potencial y ser libres de elegir sus compañeros en la vida, el trabajo y la sociedad.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!

Haz un donativo