Un Estado Democratico: La solución razonable para la Palestina

Despues de 75 anos de colonialismo, ODS es la antítesis del proyecto Sionista

“Soy un homófobo fascista”. Esta audaz admisión del ministro de finanzas israelí Smotrich es testimonio del continuo cambio desquiciado de Israel hacia una posición ultra fundamentalista más peligrosa. A la luz del regreso de Benjamin Netanyahu como jefe del gobierno más extremista de Israel, la continua expansión de los asentamientos ilegales y los llamamientos entre la coalición gobernante para que Israel libre su «guerra final para someter a los palestinos», ¿cuál debería ser nuestra postura y cómo apoyamos la solución propuesta por DiEM25?

Diagnóstico de la raíz del problema: la politización de la identidad como sello distintivo del colonialismo

Para enfocar el asunto convenientemente necesitamos un diagnóstico adecuado. La raíz del problema con Israel no es su gobierno actual o sus crímenes históricos y en curso, sino su propia naturaleza como un estado exclusivo para judíos que considera a todos los judíos del mundo como una sola nación en lugar de miembros de sus sociedades.

Benjamin Netanyahu afirmó con precisión y audacia que «Israel no es un estado de todos sus ciudadanos… Israel es el estado nación del pueblo judío, y solo él». El proyecto sionista ha fabricado una identidad israelí distinta que suplanta las identidades judías no israelíes y se ha asignado a sí mismo el derecho a tomar decisiones relativas a la tierra de Palestina sin mandato democrático de la población palestina. 

Esta politización de la identidad convirtió lo que podría haber sido la migración pacífica de judíos estadounidenses, europeos o árabes a Palestina en un movimiento colonial de repobladores, es decir, un movimiento que no busca integrarse en una sociedad existente sino suplantarla por otra, sobre bases identitarias.

Tal politización de la identidad ha estado al centro particularmente de la política y la historia de la humanidad desde el siglo XV, cuando el modelo identitario de “Estado-nación” tomó forma en Europa y fue exportado al mundo “incivilizado” a través del colonialismo. El resultado ha sido siglos de segregación legal, política, económica y cultural, apartheid, esclavitud, desplazamiento masivo, limpieza étnica, genocidio y otros horrores, es decir, los problemas del pueblo palestino durante el último siglo. 

Los palestinos no son las únicas víctimas del sionismo. Intentar dirigirse a los judíos europeos o estadounidenses como si fueran ciudadanos de Israel y no de sus propios países debilita el tejido de sus respectivas sociedades. Establecer un sistema de Gobierno definiéndolo como distinto debido a su judaísmo lo aliena de su entorno inmediato no judío y al mismo tiempo allana el camino para la segregación y fragmentación dentro de su territorio basada en la etnia o la clase, la división Ashkenazi-Mizrahim siendo uno de los muchos ejemplos. 

El aumento recurrente del fundamentalismo religioso en un lado del conflicto también tiende a aumentar el fundamentalismo islámico en el otro lado. El aspecto opresivo de tales ideologías y movimientos alimenta no solo la violencia racial y religiosa entre ellos, sino también la opresión de sus propios ciudadanos, especialmente las minorías, los activistas, los progresistas, los librepensadores y los disidentes.

Finalmente, reivindicar la legitimidad de “un estado exclusivo para los judíos” alimenta ideologías y movimientos aislacionistas similares en los países vecinos, como el maronismo político islamófobo o el panarabismo antikurdo, entre otros.

Las sociedades dinámicas están compuestas de individuos que tienen sus propias identidades únicas, pero la politización de la identidad fragmenta esas sociedades y causa estragos dentro y mucho más allá de las fronteras de su origen. Tal vez la etiqueta “internacional regresista” se ajuste a movimientos y tendencias políticas tan tóxicos en la política de identidad.

El establecimiento de movimientos políticos y regímenes que despoliticen la identidad es, por lo tanto, un paso necesario en la búsqueda de un mundo poscolonial democrático. 

La única solución posible: Un Estado Democrático

La “solución de dos estados”, que perpetúa el modelo colonial de estado-nación de “un estado por identidad”, no es realmente una solución. Tampoco se puede combatir una aspiración racista con otra. La antítesis fundamental del proyecto sionista solo puede ser un proyecto que despolitice la identidad: el establecimiento de Un Estado Democrático, para todos sus ciudadanos, en toda Palestina.

Dirigirse hacia el camino a una solución viable también requiere independencia y la capacidad de ejercer una influencia política positiva. La UE ha firmado recientemente un acuerdo de suministro de gas procedente de Israel. Sería un terrible error que la UE se liberara del gas ruso para volverse dependiente del gas israelí que apoya directamente al régimen colonial del apartheid. Además de debilitar los esfuerzos de la UE hacia la independencia energética, construir tal dependencia también limitaría su influencia en la política exterior de Israel, socavando así los esfuerzos de la UE hacia una resolución pacífica genuina. 

La postura de DiEM25 es que el único acuerdo posible es ‘Un Único Estado Laico Democrático en la tierra de la Palestina histórica para judíos y palestinos’, por lo tanto, lo coloca a la vanguardia de los partidos políticos europeos (incluidos los de ‘izquierda’), y es consistente con su visión política que pretende “disminuir las tensiones, poner fin a los proyectos coloniales y rechazar el militarismo y el expansionismo en el Medio Oriente y otros lugares”.

La iniciativa ODS

Lanzada recientemente por activistas palestinos y no-palestinos, incluyendo miembros de DiEM25, la “Iniciativa Un Estado Democrático” es una iniciativa política que comparte la perspectiva de DiEM25. Propone una visión poscolonial de los estados como aparatos para administrar los asuntos de las sociedades en lugar de «estados-nación» que funcionan como máquinas de guerra en nombre de etnias, razas, sectas o identidades contra otros.

Esto incluye definir la ocupación como el establecimiento de un estado judío, y no como la presencia de judíos sobre un territorio determinado; y definir la lucha como etnocracia contra democracia en lugar de árabes contra judíos. La Iniciativa ODS, por lo tanto, se opone a soluciones identitarias como la lucha contra los judíos o la propuesta de dos estados, y va más allá de centrarse en los crímenes israelíes o en los esfuerzos del “Movimiento de boicot, desinversión y sanciones” (BDS) al colocar tales estrategias en el contexto de una solución política para el establecimiento de un estado democrático.

El objetivo político a largo plazo de la Iniciativa ODS es ayudar a construir una coalición de movimientos políticos y otros grupos reunidos en torno a su solución, y trabajar para imponer negociaciones sobre una transición del apartheid a la democracia secular. Esto es muy similar a lo que se logró por medio del ANC en Sudáfrica. Su objetivo político a corto plazo es, por lo tanto, desafiar las narrativas existentes reformulando el tema principal como: ¿colonialismo o democracia? 

Con el fin de movilizar a individuos, entidades y partidos políticos, en Palestina y en el extranjero, detrás de tal esfuerzo, nos estamos comunicando, tanto en línea como sobre el terreno, con individuos y grupos que apoyan la solución ODS, o con los que ven al sionismo como el peligro que representa, y que no apoyan la solución ODS, o simplemente están dispuestos a escuchar.

Invitamos a los miembros de DiEM25 que deseen apoyar esta Iniciativa a seguirla en Facebook (en árabe, inglés o hebreo), compartir su sitio web con sus amigos palestinos u otros interesados, registrarse como partidarios de la solución ODS o ponerse en contacto con uno de los autores de este artículo con vistas a la creación de un Colectivo Temático DiEM25. Demos un paso más en nuestro largo camino hacia un mundo democrático poscolonial.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? Suscríbete aquí

DiEM25 se une a las manifestaciones delante de las bases militares británicas en Chipre

Los manifestantes dejaron claro que la isla no debe volver a utilizarse como plataforma de lanzamiento militar

Leer más

Petición: Suspendamos a Israel de los deportes internacionales

Exigimos con urgencia una suspensión inmediata de la participación de Israel en todos los deportes internacionales

Leer más

MERA25 Alemania presenta sus candidatos para las Elecciones Europeas de 2024

MERA25 Alemania presenta sus candidatos para las Elecciones Europeas de 2024 a las que acudirá con el lema “Vivir y decidir de forma independiente”

Leer más

COP28: Una conferencia de grupos de presión a favor de los que más contaminan

Las mismas personas que están destruyendo nuestro planeta se reunirán para convencernos de que todos estamos en el mismo barco y que cada uno de ...

Leer más