¡Europa: llamada de Siria!

Srećko Horvat
mié 04, 2018, Uncategorized
Spread the word

La crisis siria no es solo una crisis en Siria. También es una crisis de la propia Europa.

Desafortunadamente, no es nada nuevo.

Ya a fines de la década de 1920, encarcelado por el régimen fascista italiano, el filósofo italiano Antonio Gramsci describió en sus Cuadernos de prisiones la diferencia entre lo que él llama “política mundial” y “política europea” de la siguiente manera:

“No són la misma cosa. Un duelo entre Berlín y París o entre París y Roma no convierte al ganador en el maestro del mundo. Europa ha perdido su importancia y la política mundial depende más de Londres, Washington, Moscú y Tokio que del continente”.

De manera similar, en el apogeo de la Guerra Fría, el exsecretario de Estado de EE. UU. Henry Kissinger formuló la famosa pregunta: “¿A quién llamo si quiero llamar a Europa?”

El objetivo de estas dos evaluaciones del papel de Europa en la geopolítica mundial, aunque provienen de rincones opuestos del espectro político, es el mismo: la voz autorizada de Europa es desconocida. ¿Hay algo así como una “política exterior” común y unificada de Europa?

Con la crisis en rápido deterioro en Siria, la pregunta encuentra una nueva urgencia. Aunque determinados países europeos (Francia, Alemania, España, Reino Unido) ya están involucrados en el prolongado conflicto, ya sea a través de lucrativas ventas de armas a Turquía y Arabia Saudita, o mediante el envío de sus propias tropas a Siria, aún es imposible obtener uno número de teléfono único para Europa.

Este número de teléfono es, por supuesto, una metáfora. Pero es útil, ya que muestra que, desde Gramsci hasta Kissinger, desde principios del siglo XX hasta principios del siglo XXI, desde la izquierda y desde una perspectiva de derecha, Europa nunca llegó a un concepto estratégico que le permitiera ser un jugador importante y responsable en la política mundial.

El futuro de Siria hoy depende en gran medida de “Washington, Moscú” en lugar de Europa, o de cualquier estado europeo único. Y, de nuevo, no era solo Gramsci quien ya conocía este problema.

Apenas un año antes de morir, otro destacado estratega geopolítico, Zbigniew Brzezinski, publicó un artículo bajo el revelador título Toward a Global Realignment (Hacia un realineamiento global”).

Lo que Brzezinski señaló correctamente en su artículo profético es que actualmente vivimos en los tiempos de un importante “realineamiento global”, que puede caracterizarse como el final de la era del dominio global de los Estados Unidos. Por supuesto, Brzezinski aboga por que Estados Unidos tome la delantera en realinear la arquitectura de poder global, pero sus pensamientos sobre Europa son interesantes. En primer lugar, afirma que “Europa no es ahora ni es probable que se convierta en una potencia global”, y luego agrega que “puede desempeñar un papel constructivo para liderar las amenazas transnacionales al bienestar global e incluso a la supervivencia humana”.

¿Quién no estaría de acuerdo con Brzezinski? Por supuesto, el verdadero significado de esta evaluación surge cuando se hace una pregunta más difícil: ¿dónde debe alinearse Europa en la nueva realineación global? La respuesta que da Brzezinski es bastante esperada: debe alinearse con los Estados Unidos. La siguiente pregunta ingenua debería ser: ¿pero qué Estados Unidos.

Cuando Brzezinski estaba escribiendo su artículo profético, muy lejos de Donald Trump y su consejero halcón John Bolton, pero aun así logró comprender el problema crucial de los tiempos por venir. Dijo, pensando en los Estados Unidos, que “la alternativa a una visión constructiva” (que incluiría la cooperación con Rusia y China), y “especialmente la búsqueda de un resultado militar e ideológico unilateral, solo puede resultar en una prolongación y futilidad autodestructiva “.

Desafortunadamente, la política exterior europea de hoy puede describirse mejor como “exportación-importación”. Primero, “exportamos” guerras, ya sea vendiendo armas o avanzando con nuestras propias intervenciones militares. Luego “importamos” refugiados, precisamente de las áreas devastadas por las bombas europeas y las invasiones de tropas.

En nuestro momento actual, frente a la guerra en curso, el desplazamiento masivo de refugiados y una inminente catástrofe ecológica, la supervivencia humana está en juego. Con la superpotencia estadounidense en declive, intentando desesperadamente liderar el realineamiento global actual mediante su intervención en Siria, es responsabilidad histórica de Europa crear una política exterior común y sostenible basada no en la lealtad a los Estados Unidos sino en la decencia, la humanidad y diplomacia.

Desafortunadamente, la política exterior europea de hoy puede describirse mejor como “exportación-importación”. Primero, “exportamos” guerras, ya sea vendiendo armas o avanzando con nuestras propias intervenciones militares. Luego “importamos” refugiados, precisamente de las áreas devastadas por las bombas europeas y las invasiones de tropas. ¿No sucederá lo mismo después de la intervención en Siria? En lugar de resolver el problema estructural, que es la necesidad de un realineamiento global sostenible, Europa nuevamente está reaccionando de manera negativa, si es que está reaccionando.

Europa todavía carece de un número de teléfono, y niega su responsabilidad compartida de construir una mejor geopolítica global, e ignora su complicidad en las crisis de Siria y en todo el mundo.

La crisis siria es una crisis de la propia Europa.

 

Srećko es cofundador de DiEM25 y miembro de su Colectivo Coordinador.

 

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!