Mark Zuckerberg

Facebook, privacidad y uso de datos

¿Renunciarías a tu primogénito por WiFi gratis?
Por supuesto que no – si usted conocía estos términos y condiciones. Excepto que eso es exactamente lo que decenas de personas hicieron cuando se les preguntó si querían WiFi gratis en Picadilly Circus, Londres. Nadie se molestó en leer los términos, que contenían una cláusula que les obligaba a renunciar a su primogénito.

El mismo nivel de vulnerabilidad desconocida se aplica a los términos y condiciones de Facebook. Tú “libremente” accedes a un contrato que no es negociable e imposible de leer, y sin embargo tiene implicaciones mucho más allá de la plataforma.
Ahora sabemos que Facebook no solo tomó nuestros datos, sino que también los entregó a Cambridge Analytica, entre muchos otros. Pero, ¿qué otros? No lo sabemos.
¿Por qué no? La respuesta a esa pregunta se divide en tres partes:

La primera es que Facebook es un monopolio de facto. Su modelo de negocio se basa en evitar la competencia a toda costa. Comprar Instagram fue un ejemplo perfecto.
La segunda es que las autoridades ignoran en general la posición de monopolio de Facebook. Parecen pensar que, por el mero hecho de que un monopolio sea de facto, puede dejarse en paz.
Por supuesto, la legislación europea es bastante clara sobre la cuestión de los monopolios: son malos. La ley ofrece a las autoridades y a las partes privadas, como los clientes o la competencia, muchas herramientas para desafiar a los actores monopolísticos. Pero las autoridades europeas aún no han adoptado un enfoque tan audaz.
La tercera es que la ley ofrece a Facebook un poder monopólico adicional en forma de “Propiedad Intelectual” y “Secretos Comerciales“. Debido a estos derechos de monopolio, Facebook puede protegerte de la forma en que utiliza tus datos, por ejemplo, los algoritmos que deciden qué noticias son lo suficientemente falsas para ti. A cambio, los gobiernos reciben, oh, nada. Y tú tampoco.
El elemento común de estas tres piezas es el monopolio. Y aquí está la solución: acabar con los monopolios de Facebook.
¿Es eso difícil?
Sí y no. Puede hacerse hoy en día, en el marco de la legislación y las políticas existentes. Lo único que se necesita es una comprensión común de la cuestión y voluntad política para impulsar una solución eficaz.

Un ejemplo sería negar a Facebook la “protección” de los algoritmos, código y API que utiliza para recopilar sus datos. Una forma práctica de hacerlo sería obligar a Facebook a abrir a todo el mundo las condiciones en las que se pueden obtener los datos y publicar quién los hace y cuánto pagan por ellos. Logísticamente, eso es fácil de hacer para Facebook: básicamente es abrir parte de sus informes financieros con todos los detalles.
Y luego aplicas un par de principios muy simples:
En primer lugar, Facebook no puede utilizar sus monopolios para discriminar entre cualquiera que utilice los datos. Debe ofrecer condiciones de licencia justas, razonables, abiertas y no discriminatorias (FROND) sobre los datos que posee.
En segundo lugar, Facebook necesita publicar sus algoritmos y cómo se utilizan para seleccionar cosas como tu fuente de noticias.
Tercero, las API de Facebook a terceros no pueden ser cerradas o alteradas materialmente por Facebook sin la aprobación de los terceros que las utilizan, y Facebook no puede discriminar entre los terceros que utilizan sus API.
Un segundo ejemplo sería establecer la sindicalización de los usuarios de Facebook. Los términos y condiciones de uso de la plataforma ya no serían impuestos por Facebook, sino por sus usuarios, que los negocian en su propio nombre.
¿Cómo se hace cumplir eso? Una vez más, aplicando la ley que prohíbe los cárteles y monopolios. Esas leyes ya existen y, si se utilizan adecuadamente, pueden ser muy eficaces.

El único problema es, por supuesto, que cualquier político que proponga tales reglas podría encontrarse de repente inelegible, debido a algunas noticias falsas seleccionadas por algún algoritmo secreto, mostradas a las mismas personas que podrían expulsarla del cargo.
 
Joren es miembro fundador de DSC Bruselas y miembro electo del CN de Bélgica de DiEM25. Es un emprendedor en serie e inversor en start-ups tecnológicas.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!