El gobierno alemán al borde del colapso por la política migratoria

Esta semana, el gobierno alemán casi se derrumbó por su posición sobre la migración, ya que la CDU-CSU de Angela Merkel se opuso a la extrema derecha xenófoba en Alemania y en todo el continente europeo.
Sólo en el último año, el movimiento para afianzar la Fortaleza Europa ha crecido de forma espectacular. En diciembre de 2017, la estrella en ascenso de la centroderecha Sebastian Kurz entró en coalición con el Partido de la Libertad de Extrema Derecha y Anti-inmigración (FPÖ). Dos semanas más tarde, Victor Orban, la voz de la inquebrantable política migratoria a puerta cerrada, visitó a los miembros del partido hermano de Merkel en Baviera. Fue una visita simbólica, sugiriendo unidad en su dura postura sobre la migración. Finalmente, a principios de este mes, el partido italiano de extrema derecha Liga Norte entró en el gobierno en Italia. Mientras tanto, en Alemania, desde la oposición Alternativa por Alemania (AfD) ha estado presionando al gobierno para que endurezca su postura sobre la migración.
Esta coalición de fuerzas de extrema derecha aparece como un “nuevo eje” en Europa, unido en el esfuerzo por detener a los inmigrantes en las fronteras exteriores de Europa. El Aquarius, un barco que transportaba a más de 600 inmigrantes, cuya entrada a los puertos italianos fue rechazada, a pesar del esfuerzo del alcalde de Nápoles y consejero de DiEM25, Luigi di Magistris, para darles la bienvenida. Valencia saltó en el último minuto permitiendo que el Aquarius amarrara.
Sebastian Kurz llama ahora a una “coalición de voluntarios” compuesta por Viena, Roma y Berlín para mantener a los inmigrantes fuera de Europa. El ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, mostró su pleno apoyo y sugirió cerrar las fronteras alemanas a los inmigrantes ya registrados en otros países europeos. Esto está causando una división interna entre la postura más suave de Merkel sobre la migración y el motín de amenaza de Seehofer contra ella.
El sucesor y colega de Seehofer, Markus Söder – reinante en la política bávara – tuiteó que “el turismo de asilo tiene que parar”. Alemania no debe esperar a Europa indefinidamente, sino que debe actuar por su cuenta”. Hay que señalar que estas palabras acompañan el estrecho contacto de Seehofer con el ministro de Interior italiano Matteo Salvini, que está “totalmente en sintonía” con el tema.
En Alemania, entonces, tenemos un enfrentamiento. Aunque el asunto parezca resuelto por el momento, es casi seguro que esta nueva “coalición de voluntarios” volverá a atacar.
DiEM25 propone el reconocimiento mutuo de las decisiones de asilo y la transferencia rápida de los estatutos de protección dentro de la UE. Creemos que debemos hacer todo lo posible para luchar contra la “coalición de los dispuestos”, que juega a la política con vidas humanas, y defender la solidaridad. Únete a nosotros.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!