OXI

Ha pasado un año desde el referéndum del "OXI", un año desde que DiEM25 fue concebido

Hoy, DiEM25 recuerda el aniversario del valiente referéndum griego del OXI (¡No!), pero también de sus propios inicios.

“Nuestro NO es un gran y majestuoso SÍ a una Europa democrática”, escribió Varoufakis por aquel entonces, pregonando la esencia de DiEM25 – es decir, un SÍ a una Europa sostenible y democrática debe pasar por el tortuoso pero digno camino de un NO a una Unión Europea autoritaria y austera controlada por la troika.

DiEM25 nació en la época en que la Primavera de Atenas estaba siendo aplastada y el mandato del referéndum, desechado.

Naturalmente, el 5 de julio es un aniversario especial para DiEM25, para el Movimiento por la Democracia en Europa que fue, de hecho, concebido en el fragor y a la luz del referéndum del OXI.

 

Yanis Varoufakis, dirigiéndose a la prensa en la noche del referéndum del OXI (¡No!)

 

El 25 de enero de 2015, la dignidad del pueblo griego fue restaurada.

En los cinco meses que han pasado desde aquel momento, nos convertimos en el primer gobierno que se atrevió a levantar la voz, hablando en nombre de la gente, diciendo NO a la nociva irracionalidad de nuestro “Programa de Rescate” que posponía y pretendía ignorar lo inevitable.

Nosotros,

  • confinamos a la troika en su guarida de Bruselas

  • articulamos, por primera vez en el Eurogrupo, un argumento económico sofisticado frente al cual no ha habido ninguna respuesta creíble

  • internacionalizamos la crisis humanitaria de Grecia y sus raíces: unas políticas intencionadamente recesivas

  • difundimos la esperanza, más allá de las fronteras de Grecia, de que la democracia puede respirar dentro de una unión monetaria hasta entonces dominada por el miedo.

Ponerle fin a la austeridad interminable y autodestructiva y reestructurar la deuda pública de Grecia han sido nuestros dos objetivos. Pero ambos son también los objetivos de nuestros acreedores, pero a la inversa: desde el momento en que se hizo probable que fuéramos elegidos, los poderes establecidos iniciaron un pánico bancario y planearon, finalmente, cerrar los bancos de Grecia. ¿Su propósito?

  • Humillar a nuestro gobierno forzándonos a sucumbir a la austeridad severa, y

  • Arrastrarnos a un acuerdo que no ofrecía ningún compromiso firme para una reestructuración sensata y bien definida de la deuda.

El ultimátum del 25 de junio ha sido el método con el que planearon cumplir con sus metas. Hoy, la gente de Grecia ha devuelto el ultimátum a sus remitentes; pese a que los medios de comunicación de la oligarquía han difundido su campaña del miedo día y noche en todos los hogares.

  • Nuestro NO es un gran y majestuoso SÍ a una Europa democrática.

  • Es un NO a la visión distópica de la Eurozona que actúa como una jaula de hierro para su gente.

  • Es un SÍ alto y claro a la visión de una Eurozona que ofrezca expectativas de justicia social y prosperidad compartida para todos los europeos.

El referéndum del 5 de julio será recordado en la historia como un momento único en que una pequeña nación europea se alzó contra la servidumbre a la deuda.

Como todas las luchas por los derechos democráticos, este rechazo histórico al ultimátum del Eurogrupo del 25 de junio también viene con una gran factura. Por tanto, es esencial que el gran capital que ha sido concedido a nuestro gobierno por este espléndido voto al NO sea invertido inmediatamente en un SÍ a una solución adecuada – a un acuerdo que implique la reestructuración de la deuda, menor austeridad, la redistribución a favor de los necesitados y unas reformas auténticas.

El esfuerzo sobrehumano para honrar a la valiente gente de Grecia y el famoso OXI (NO) que estos han concedido a los demócratas de todo el mundo ha sido solo el comienzo.

———

Unas pocas horas después, tras haberse reunido con el primer ministro Tsipras, se hizo evidente para Varoufakis que su propio gobierno estaba a punto de tirar la toalla. Después de ser incapaz de disuadir a Tsipras, escribió su carta de dimisión en las primeras horas del 6 de julio. Al reconocer la campaña de la troika con su dimisión, y al ser reemplazado por un ministro de Finanzas dispuesto a firmar “la rendición”, la declaración de Varoufakis terminó con las palabras: “y llevaré el odio de los acreedores con orgullo”.

Ese mismo día, junto a cientos de demócratas de toda Europa, las piezas de DiEM25 empezaron a encajar.

Un año después, con la UE en un estado avanzado de desintegración, lo que empezó con el referéndum del OXI, la lucha de DiEM25, ha demostrado ser una lucha por la integridad y el alma de Europa.

 

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!

Haz un donativo