La gran redefinición

Erik Edman
lunes, septiembre 16, 2019, Artículos
Spread the word

Hasta ahora, la izquierda ha demostrado ser incapaz de crear una narrativa poscapitalista. Pero el auge del fascismo y la crisis climática podrían ofrecer una oportunidad para restablecerlo en su lugar apropiado: la vanguardia de la lucha por un mundo de igualdad, solidaridad y paz.

La crisis financiera de 2008 y la incapacidad de los actores políticos progresistas (Izquierda, Verdes, Liberales) para ofrecer una alternativa persuasiva a la destrucción del capitalismo de las sociedades humanas y el medio ambiente, ha llevado a la izquierda a una crisis similar a la que siguió a la caída de la Unión Soviética en el ’91.

Esta nueva crisis del siglo XXI no es existencial, como la anterior, sino Gramsciana, en el sentido de que es una crisis que ocurre cuando lo viejo muere y lo nuevo aún no puede nacer. Lo que murió en 2008, sin embargo, no fue la izquierda, sino su enemigo acérrimo: el capitalismo.

El capitalismo, aunque esté muerto, sigue viviendo.

El estallido de la burbuja de 2008 demostró que un mercado desregulado no nos lleva a la tierra prometida donde la Mano Invisible del Mercado es Dios, sino que la economía sigue siendo lo que siempre ha sido: dependiente del estado y de los contribuyentes. Este fracaso debería haber sido el campo de batalla donde los proletarios obtuvieran la “victoria final”, pero no fue así.

La izquierda postsoviética, debilitada como estaba en 2008, atrapada en la terminología del experimento soviético fallido o entregada a los poderes del mercado y conciliada con la idea del “capitalismo con rostro humano”, no tenía las herramientas o la credibilidad de forjar una narrativa verdaderamente progresista para un mundo postcrisis. Por lo tanto, el capitalismo, aunque esté muerto, continúa viviendo. Estamos en la era del capitalismo zombie, que también ha dado lugar a otro cadáver andante: el fascismo.

La incapacidad de la izquierda para ofrecer una visión.

En Grecia experimentamos el episodio final de este fracaso de la izquierda de primera mano. El gobierno de SYRIZA, a pesar del plan de Yanis Varoufakis y el apoyo no solo de la mayoría del pueblo griego, sino de muchos de nuestros conciudadanos europeos, eligieron sucumbir días antes de un momento histórico no solo para Grecia y los pueblos de Europa, sino para la historia de la izquierda global. En cambio, el gobierno de Izquierda Radical decidió probar, una vez más, que no hay alternativa al Establishment, sin importar cuán fallido e irracional pueda ser.

Se podría argumentar que la incapacidad de la izquierda para ofrecer una visión de un mundo poscapitalista es indicativo de una autoidentificación poco saludable como adversario del capitalismo: una víctima de facto. Si el capitalismo no existe, tampoco la Izquierda.

Una (no tan) nueva crisis: catástrofe climática

Simultáneamente, se está produciendo un gran drama político, económico, social y ambiental en todo el planeta: la catástrofe climática. Más allá de las historias “habituales” de contaminación (de la gran industria, la agricultura industrial, el transporte, la producción de energía), estas últimas semanas, enormes regiones del Amazonas y los bosques del Círculo Polar Ártico (desde Siberia hasta Alaska) están en llamas. En general, la humanidad se enfrenta a fenómenos climáticos extremos con una frecuencia cada vez mayor, y somete a nuestras sociedades y economías a presiones nunca antes vistas.

La catástrofe climática hará que regiones enteras del planeta no puedan vivir, llevando a las economías al colapso y enormes poblaciones a la migración. Nuestras políticas migratorias actuales dentro de la UE (desde Italia y Ucrania hasta Grecia) nos están llevando a medidas cada vez más misantrópicas. ¿Cuánto tiempo antes de que las “presiones extremas” lleven a nuestros gobiernos cada vez más autoritarios a instalar ametralladoras en las fronteras y reducir a las masas que buscan escapar del infierno que hemos hecho de nuestro planeta? Si no detenemos la aceleración continua del cambio climático y la destrucción de los ecosistemas del planeta, nos despertaremos un día en un mundo donde la humanidad ya habrá perdido: primero éticamente y luego biológicamente.

Una nueva oportunidad: el Green New Deal para Europa

Es en estas condiciones agotadoras que encontramos a la izquierda en un estado de crisis Gramsciana, cuya resolución podría ser capaz de restablecerla en su lugar apropiado: el epicentro de la lucha contra el capitalismo y el fascismo. Esto dependerá de nuestra capacidad para reconocer las necesidades e intereses de las personas del mundo y para reunirnos, con todos los que estén de acuerdo, en torno a un plan común para su defensa. Ese plan es el Green New Deal para Europa.

Los Verdes no nos salvarán: no pueden o no tienen la intención de hacerlo. Dividido entre facciones del movimiento verde original, como los Verdes alemanes (en la cama con la industria automotriz), facciones neoliberales que insisten en medidas deprimentemente inadecuadas (¡prohibir las pajitas!) que luego presentan como victorias, o Verdes bien intencionados que, sin embargo, se agrupan junto con las dos facciones antes mencionadas para obtener ganancias políticas. No, los Verdes no nos salvarán.

El capitalismo extractivo ha llevado a la humanidad al límite. Ahora es el momento para la combinación de la acción ambiental de los Verdes, el análisis económico y social de la Izquierda y la filosofía de los verdaderos Liberales, para crear una alianza que sentará las bases para lo que la Izquierda ha luchado durante siglos: Un mundo de solidaridad e igualdad.

Nuestra batalla comienza con la Unión Europea.

La catástrofe climática ofrece la aterradora y única oportunidad de una crisis existencial global, lo que crea el desafío de un cambio en el sistema mundial que une a todas las personas del mundo. Los izquierdistas que han olvidado el internacionalismo que caracterizó a nuestros movimientos harían bien en recordarlo y abandonar la condenada idea del “socialismo en un solo país”, en un mundo entrelazado e interdependiente. ¿O hemos olvidado también que “una nación no puede ser libre y al mismo tiempo continuar oprimiendo a otras naciones”?

Esta batalla para nosotros los europeos comienza con la Unión Europea y luchando desde sus instituciones en manos de los grandes intereses que actualmente las controlan.

DiEM25, el movimiento paneuropeo para la democratización de Europa, tiene exactamente este objetivo. Al unir a los europeos en torno a un programa de política común para Europa, está escribiendo la historia. MeRA25 es la expresión electoral de este proyecto en Grecia, con partidos similares fundados en Europa.

Nuestra misión es difícil, pero nadie escribió la historia apuntando a las soluciones fáciles. Escribimos la historia cuando hacemos lo que creemos que es correcto y justo. El cambio es difícil, pero no imposible. Lo que es imposible es la idea de que Europa y el sistema financiero global pueden permanecer igual y sobrevivir.

La pieza original fue publicada en Efsyn.gr (26/08/19) bajo el título “Ο Μεγάλος Επαναπροσδιορισμός”.

El 2 de septiembre, el Green New Deal para Europa publicó su documento de política “Blueprint for Europe’s just transition“, que fue abierta a consulta pública hasta el 16 de septiembre.

Foto: Milan, Piazza Affari, de Simone Pellegrini

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!