La UE está matando nuestros espacios democráticos utilizando los derechos de autor como caballo de Troya

Europa fue una de las regiones que se conectó masivamente a Internet. No sólo eso, fue uno de los pocos que adoptó programas de alfabetización e inclusión con la suficiente anticipación para liberar el poder de los ciudadanos conectados, mostrándoles cómo crear nuevos modelos de negocios y mejorar la educación, sino también cómo expresarse, crear, organizar y protestar.
Pero, de forma alarmante, el Parlamento Europeo está al borde de un dramático cambio de dirección. La UE se ha embarcado recientemente en una nueva misión: controlar Internet a través del monopolio de los derechos de autor. Este intento de reformar y controlar Internet no ha recibido ni la mitad de la atención que merece.
Como ha explicado Julia Reda, eurodiputada del Partido Pirata, el actual proyecto de legislación de la UE impondría filtros automáticos que controlarían CUALQUIER contenido que se quiera subir. La razón sería la protección de los derechos de autor, un derecho monopólico que beneficia principalmente a los grandes monstruos de los medios de comunicación, sin ninguna posibilidad de verificación previa.
Has leído bien: la UE quiere poner en marcha una máquina de censura global, sobre la base de derechos de monopolio no verificables, en su mayoría en manos de grandes empresas de medios de comunicación.
En DiEM25, no vemos esto como una ley obsoleta, aislada de la política actual. De hecho, eso es precisamente lo que más me preocupa. No podemos verlo como ajeno al gran empuje en Europa de los líderes autoritarios que quieren restringir, reducir realmente los espacios de la sociedad civil. El aumento de la censura en línea reducirá la capacidad de los ciudadanos para decir lo que piensan, filtrando el contenido antes de que se publique. Esto no sólo perjudicará el habla, sino que aumentará la vigilancia y el castigo de las cosas que decimos en línea. Esto se combina con toda la vigilancia estatal en línea existente que ya soportan los ciudadanos de la UE, que sigue siendo tan poderosa como siempre.
Con consternación, asistimos ahora a un boicot abierto al logro democrático de una Europa conectada. La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo acaba de dar luz verde a una ley que será una herramienta para controlar la palabra, la expresión, la crítica y aumentar los niveles de vigilancia impuestos a todos los ciudadanos de la UE.
Disfrazado de una reforma de los derechos de autor, se trata de un movimiento para quitar el poder de las manos de la gente y silenciar las voces. DiEM25 se opone a ello e insta a todos los diputados progresistas al Parlamento Europeo a reconsiderar su posición.
De lo contrario, prepárate para despedirte de la libertad de expresión, porque tal vez quieras usar algo sobre lo que alguien reclama “derechos exclusivos”. Y de paso, digan “Bye”, “Ciao”, “Adiós” a la democracia.

¿Por qué es esto un problema?

Por la libertad de expresión. La libertad de expresión es un derecho fundamental, justo en el corazón de cualquier sistema democrático. Si no puedes decir una palabra, antes de comprobar si alguien más tiene el monopolio de la publicación de esa palabra (y no olvides que no hay manera de comprobar esto), en efecto, la abolición de la libertad de expresión. Los derechos de autor datan de la época de la imprenta, cuando la copia era difícil y costosa. Aseguró un monopolio de distribución para las empresas que distribuían contenido difícil de reunir, difícil de evaluar, difícil de distribuir y difícil de comercializar.

Cambiemos la votación del 5 de julio y creemos un espacio para discutir el futuro democrático de Internet.

Pero vivimos en el siglo XXI, no en el XIX. Internet cambió todo eso. Sin embargo, los titulares del monopolio de la distribución quieren mantener sus prácticas de búsqueda de rentas, para beneficiarse del trabajo creativo de los verdaderos autores y creativos. Y parece que el Parlamento Europeo quiere apoyar a los titulares del monopolio de los derechos de debate democrático y de libertad de expresión. ¿Qué podemos hacer?
Tenemos que entablar un debate democrático significativo. El 5 de julio, el Parlamento Europeo votará sobre la propuesta de reforma de los derechos de autor. El texto propuesto es profundamente erróneo por tres razones:

  1. En primer lugar, tiene el equilibrio entre el monopolio, expresado a través de los derechos de autor, y la libertad de expresión fundamentalmente errónea. Como europeos esperábamos que nuestros representantes diseñaran las instituciones del futuro, no confiando en y construyendo toda la arquitectura para nuestra información compartida basada en leyes de derechos de autor anticuadas del siglo XIX.
  2. En segundo lugar, no ha habido un debate adecuado al respecto. DiEM25 es el único movimiento político que está adoptando un enfoque serio, de origen colectivo, de cuestiones como la relación entre la tecnología y la libertad de expresión, a través de la adopción actual de su Séptimo Pilar sobre Soberanía Tecnológica en su “Agenda Progresista para Internet y otras tecnologías en Europa”. ¿Recuerdas el escándalo de Cambridge Analytica? DiEM25 es el único movimiento político con un enfoque estructural de este problema. En lugar de los tristes espectáculos mediáticos cosméticos que hemos visto en el Parlamento Europeo.
  3. En tercer lugar, desde una perspectiva democrática y transparente, debemos recuperar el poder sobre la tecnología. La tecnología es genial, pero somos los humanos los que debemos tener un control democrático sobre ella. Europa no se democratizará sin democratizar sus tecnologías. El futuro de las democracias, las economías, el medio ambiente, la vida pública, la igualdad, la libertad y la justicia están entrelazados con el futuro de las tecnologías, y viceversa.

Únete a nosotros en la elaboración de las políticas para un futuro democrático y envíanos tus propuestas.
Mientras tanto, llame a su eurodiputado para que bloquee esta horrible “reforma de los derechos de autor”.

Autores
Renata Ávila forma parte del Consejo de Creative Commons, es fideicomisaria de la Courage Foundation y es miembro del Colectivo Coordinador de DiEM25. Actualmente está escribiendo un libro sobre el colonialismo digital.
Joren De Wachter es miembro fundador de DSC Bruselas y miembro electo del Colectivo Nacional Belga de DiEM25.
Christoph Schneider es miembro de DiEM25 y del DSC Karlsruhe.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!