Los euroescépticos no entendieron la globalización: solo una UE democrática puede estimular la soberanía nacional

Artículo de Tomas Vanheste
Correspondent Europa entre el poder y la imaginación
Artículo original en holandés aquí
Foto (c) por Étienne b. photography
Son hombres, pero hombres amistosos. En el legendario café A La Mort Subite, donde han conspirado juntos tantos artistas y revolucionarios, me encuentro con cuatro seguidores de DiEM25.
Yanis Varoufakis, el exministro de Finanzas de Grecia, inició este movimiento con un manifiesto que explica sus principios fundamentales. Su lema: “La UE será democratizada o se desintegrará!”
“El manifiesto es una invitación”, dice el portugués Guilherme Serodio, que vino a Bruselas para trabajar en un think tank en el campo de la seguridad alimentaria, y que ahora ha cofundado una start-up por la transparencia del mercado. “La gente puede formar sus propios grupos, nadie organiza de arriba abajo. DiEM25 crece orgánicamente, conectamos e intercambios. Usamos la inteligencia colectiva que se genera en red”.
“No tenemos una estructura u organización formales”, añade el emprendedor de TI belga Joren De Wachter .”No necesitas hacerte miembro, lo único que le pedimos a quienes quieren participar en las reuniones es apoyar el manifiesto. Es un auténtico movimiento de bases. Nunca he sido miembro de un partido político. El cambio no viene de la vieja guardia: ellos son responsables de la actual política de austeridad que ha creado tanta destrucción”.
“Siendo medio griego, medio sueco, criado en Grecia, me afecta mucho lo que sucede allí”, dice Erik Edman. “Yo estuve en Grecia durante los veranos de agitación, en las ocupaciones de las plazas. También estuve muy involucrado con todo lo que hizo Yanis Varoufakis. El manifiesto se basa en gran parte en las experiencias de Yanis con la UE. Hay falta de democracia en el corazón de la toma de decisiones europea”. Erik vino a Bruselas con la intención de reformar las instituciones europeas y trabaja en una organización que promueve la Responsabilidad Social Corporativa.
DiEM25 demuestra que es posible unir a personas de diferentes tradiciones y clases políticas” (cita)
“Soy de Portugal”, dice Davide Castro, un colega de Erik. “Mi familia se mudó a Inglaterra cuando tenía doce años, debido a la enorme crisis de entonces, provocada por el impacto del euro en la economía portuguesa y por la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio. La industria se colapsó, las fábricas cerraron. Después de mi graduación, me mudé a Bruselas para unirme a aquellos que también creen que existen alternativas a la actual configuración de la UE (él fundó “The Critique”). La cosa no acaba ahí. DiME25 demuestra que es posible unir a personas de diferentes tradiciones y clases políticas.
Davide es la persona de contacto para DiEM25 Bélgica. Cuando me acerqué a él con la pregunta de si me podría contar más sobre las ideas y planes del movimiento, me sugirió reunirme con un pequeño grupo. Y aquí estamos, en “A La Mort Subite”, todo hombres. Hombres majos, motivados socialmente, blancos y muy formados. “queremos ser diversos”, me cuentan. “Y DiEM25 es mucho más plural que este pequeño grupo, con personas de ambos sexos y de todas las edades. También nos acercamos a las comunidades locales y pubs para involucrar a las personas de todas las clases en nuestro camino hacia una Europa mejor”.
Hablo con ellos cuatro sobre lo que implica la democratización (según DiEM25) y cuáles son sus planes para llevar a cabo este cambio.
Más transparencia en Bruselas
“El objetivo es una Europa democrática”, dice Erik. “Si comparáramos lo que queremos con la situación actual, nos deprimiríamos muchísimo. Por eso hemos planeado muchos pasos intermedios. Temas esenciales que en la actualidad son muy problemáticos sobre la forma en que se dirige Europa. El primer paso es la transparencia. Para tener una democracia operativa y saludable, necesitamos saber quién toma las decisiones, dónde y por qué. Actualmente, los líderes gubernamentales y ministros desaparecen durante horas tras puertas cerradas y después explican cada uno por su cuenta y a su propia manera qué se ha decidido. No hay una historia coherente, no hay actas de las reuniones. Para saber si nuestros representantes realmente nos representan, debemos conocer los hechos. Es una exigencia realmente moderada: queremos saber qué dicen nuestros representantes en nuestro nombre”.
DiEM25 lanzó una petición de transparencia (haz clic aquí para la petición que ya ha sido firmada por más de 76.000 personas) con exigencias como un registro público de todas las reuniones entre lobistas y empleados de la Comisión Europea y la emisión en directo de todas las reuniones del Consejo Europeo, el Eurogrupo y los ministros de Finanzas.
“En una democracia necesitas poder seguir críticamente la toma de decisiones”, explica Joren.
Si no es así, entonces no es legítimo. Si una ley es adoptada en el parlamento nacional, cada paso de la toma de decisiones es público”.
Pero haré de abogado del diablo y preguntaré: “¿Acaso no se reúne el gobierno holandés cada viernes detrás de puertas cerradas? ¿No deberían los miembros de una administración poder reunirse confidencialmente e intercambiar ideas libremente?”
“Cierto, pero queremos oír las reuniones de los consejos de ministros en la UE cuando votan sobre legislación”, responde Joren. “No sabemos lo que dicen ni cómo votan. Soy abogado. Una decisión que se ha tomado en secreto no tiene legitimidad. Montesquieu aborrecería la forma en que se toman las decisiones”.

Más democracia

La meta final es una Europa democrática. Es, por tanto, necesario deconstruir la UE y construir algo diferente o “simplemente” reformarla.
“No queremos desmantelar la UE, aún no”, contesta Erik. “Creemos en el proyecto europeo. Pero pensamos que la UE por sí sola no representa el proyecto europeo. No cumple con su potencial. Se está desintegrando. El brexit es el primer síntoma de una enfermedad profunda. La gente no siente una conexión con la UE. No te puedes sentir conectado con un bloque comercial”. Escupe esta palabra. “La UE tendrá que democratizarse y establecer vínculos con la gente o se desintegrará”.
“Uno de los puntos centrales es que, con la estructura actual, el debate y la decisión están prohibidos” (cita)
Por favor, explicad en detalle qué queréis decir con democratización.
Guilherme: “Si construyes algo para permitir a las personas que participen más, tienes que involucrarles desde el principio, no es que digamos: esto es democracia y esta es la forma de conseguirla. No, juntémonos todos, pensemos qué es realmente la democracia y construyámosla”.
Joren: “Uno de los puntos centrales es que, con la estructura actual, el debate y la decisión están prohibidos. La política económica está constitucionalizada. Es una locura. La política económica es la esencia de la decisión democrática. La UE ha funcionado de arriba a abajo hasta ahora: nos dicen: “Somos los gobiernos, las personas iluminadas y vamos a deciros qué tenéis que hacer”. Mientras que lo que nosotros defendemos es un sistema de abajo a arriba del siglo XXI”.
Davide: “En 2018, queremos tener una Asamblea Constitucional, donde un montón de personas de toda Europa se reúna con expertos, generando y empleando la inteligencia colectiva y hacer que piensen sobre cómo salir de esta situación”.

“Europeizar” los mayores problemas

El manifiesto declara que DiEM25 quiere europeizar la política en cinco áreas esenciales: la deuda estatal, los bancos, las inversiones insuficientes, la migración y la pobreza creciente. Al mismo tiempo, afirma que el derecho nacional a la autodeterminación debe ser respetado. ¿No es contradictorio?
Davide: “Los críticos dirán que los países europeos son demasiado diversos para ser unificados, pero la falta de democracia y transparencia es un problema que puede unificar a una gran cantidad de gente en los Países Bajos, Portugal, Grecia e Inglaterra. Realmente necesitamos reconocer los auténticos miedos y preocupaciones que existen por toda Europa y tratar con todo ello traspasando las fronteras. DiEM25 es único porque eso es justo lo que hace. Es un movimiento europeo que intenta traer el cambio por todo el continente”.
Joren: “No hay ninguna contradicción entre soberanía a nivel nacional y una identidad y ciudadanía europeas que te permitan actuar también en este nivel. La gente que señala una oposición entre ambas todavía mantienen una mentalidad del siglo XX. Es perfectamente posible que ambas coexistan y se complementen mutuamente, un nivel europeo más democrático aumenta la soberanía en todos los niveles”.
Puedes decir fácilmente que no hay contradicción. Pero en estos tiempos euroescépticos, las personas lo experimentan de diferentes maneras, las encuestas de opinión muestran que la mayoría de los ciudadanos quieren que el poder vuelva de la UE a los Estados miembros.
Davide: “Estamos hablando de cuestiones como la falta de inversión, la crisis bancaria y la migración. Estas no pueden ser resueltas al nivel del Estado nación. Los críticos pueden decir que es utópico tener un movimiento paneuropeo que tratará estos problemas, pero es aún más utópico decir que estos desaparecerán dejándolos como están… tenemos que pensar alternativas”.
Erik: “No somos euroescépticos como Farage, sino UEscépticos. Skeptome significa que debes pensar al respecto. Consideramos que la UE es esa idea maravillosa, diseñada como respuesta a unos tiempos terribles, pero que se llevó a cabo de manera errónea”.
“La pregunta es: ¿qué tipo de Europa queréis? ¿Una en que el roaming sea gratuito o una donde tengáis que esperar dos horas en una fila en las fronteras? (cita)
Guilherme: “Yo tampoco creo que haya muchos países donde las personas votaran a favor de dejar la UE, mucho menos tras el referéndum del brexit. Creo que hay mucha gente que dice: me siento europeo, pero no me siento representado por esta UE. Y hay toda una generación de estudiantes Erasmus en pleno crecimiento”.
Joren: “Solo los periodistas plantean esta pregunta. Al enmarcar este debate de esta forma, sois parte del problema. Es una pregunta injusta. Enfrenta al Estado nación contra Europa. Son parte del mismo proceso. Si decís que las personas deben decidir, malmetéis el debate y no sois intelectualmente honestos. La pregunta no es si queréis más o menos Europa, sino qué tipo de Europa queréis. ¿Una Europa en que el roaming sea gratuito, o una donde tengáis que esperar dos horas en una fila en las fronteras? ¿Una Europa donde los niños puedan estudiar en otro país o una donde debáis pagar impuestos sobre importaciones italianas?”
Erik: “Nuestra perspectiva es que, si la gente ve lo que Europa puede llegar a ser (por eso es importante crear conciencia), estarían de acuerdo. Europa y los Estados nación son presentados como vasos comunicantes. Si uno hace más, eso significa que el otro hace menos. Eso es totalmente erróneo, porque la soberanía del Estado nación dejó de existir hace mucho tiempo en este mundo globalizado. Como griego, puedo decirte esto: el estado perdió su soberanía hace mucho tiempo”.

Hacer ruido

Precioso, un acuerdo como este sobre Europa, pero me pregunto cómo DiEM25 va a actuar en concreto para cambiar Europa.
“Montamos las barricadas”, bromea Erik.
“Somos un movimiento político”, dice Joren. “Organizaremos debates, dejaremos que las personas se expresen en publicaciones y peticiones. Vamos a hacer ruido en el frente público, introduciremos ideas e influiremos en los términos en que se producirá el debate”.
“No os apresuréis en acusarnos de mantener debates filosóficos sin tener soluciones prácticas”, dice Guilherme. “Eso fue precisamente lo que le sucedió a Yanis Varoufakis durante los meses de la tragedia griega. Él quería plantear una discusión sobre el sistema, pero le dijeron: eres demasiado filosófico, debemos ser prácticos. Durante nuestros eventos, hacemos brainstorming y construimos juntos. Toda se centra en el compañerismo”.
“Conectamos redes”, dice Davide. “El pasado domingo, nos juntamos por cuarta vez en asamblea general. Cooperamos mejor si nos conocemos los unos a los otros. Es fundamental crear una atmosfera amistosa”.
Voy a estar al tanto de ellos, de este grupo de colegas.
Este artículo se publicó originalmente en la plataforma periodística libre de anuncios De Correspondent, tu antídoto a la rutina periodística. ¿Te gusta este artículo? Regístrate para recibir una historia cada semana de De Correspondent en corr.es/newsletter. Sigue a Tomas Vanheste en Facebook o en Twitter @tvanheste

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!

Haz un donativo