Proteger la “Europa Fortaleza”

Aleksandar Novaković
vie 08, 2018, DSC News
Spread the word

Las fuerzas policiales cometen actos brutales en las fronteras exteriores de la UE todos los días, ya sea con violencia directa en zonas como la frontera húngara o haciendo caso omiso de los gritos de ayuda procedentes del mar Mediterráneo.

Tal es la historia de los refugiados que intentan cruzar la frontera entre Bosnia y Croacia cerca de Velika Kladuša, que se ha convertido en un nuevo punto de tránsito con cerca de doscientos refugiados que intentan cruzarla a diario. Los refugiados -incluidos las mujeres y los niños- a menudo acaban siendo robados, humillados, desnudados, tiroteados con balas reales y golpeados con porras de metal.

No Name Kitchen, una ONG que proporciona instalaciones improvisadas para cocinar, contó la historia de una familia iraní. Fatima, su marido y su hija menor de edad fueron todos robados, desnudados y obligados a regresar a Bosnia.

Todo esto, por supuesto, constituye una violación directa del derecho internacional. Sobre la base del llamado principio de no devolución, los Estados de la UE están obligados a acceder al caso de los solicitantes de asilo, independientemente de que se les conceda el estatuto de refugiado y, por tanto, la protección internacional, y a no devolver a una persona a un Estado en el que se enfrente a una amenaza para su vida o su libertad (ACNUR, 1967).

Según la Directiva de la UE sobre procedimientos de asilo, los migrantes reconocidos como “irregulares” tienen derecho a información sobre el asilo, a asistencia de traducción, a la posibilidad de presentar su caso a una autoridad competente, a la notificación del resultado y al derecho a recurrir una decisión negativa. Estas leyes son ignoradas no sólo por la policía de fronteras sino también por los funcionarios de la UE, haciendo la vista gorda ante la crisis de los refugiados y la brutalidad policial. La xenofobia y el racismo están floreciendo mientras que los guardianes están “protegiendo” la “Fortaleza Europa”.

No podemos eludir nuestra responsabilidad de proteger la vida humana y respetar las leyes internacionales que consagran su valor. Debemos dejarlos entrar. #Let_them_in

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!