¿Quién dice que Gran Bretaña no tiene presos políticos?

El prisionero británico Julian Assange, fundador de Wikileaks, está siendo juzgado en Old Bailey esta semana. Se enfrenta a la deportación a Estados Unidos y a una sentencia de 175 años, gran parte de ella en régimen de aislamiento.

Si es deportado, será juzgado ante un tribunal preparado en secreto en el este de Virginia. Este tribunal de Estados Unidos está cerca de la sede del Pentágono y de la CIA, lo que significa que el jurado estará compuesto mayoritariamente por miembros de la comunidad militar y de espionaje estadounidense.

Actualmente, en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh sin juicio, Assange ya ha estado privado de su libertad durante más de nueve años.

Estados Unidos ha acusado a Julian Assange de delitos no especificados, pero esto solo salió a la luz debido a un “error de copia y pega” que pasó inadvertido por parte del departamento de justicia estadounidense. Se suponía que el caso se tenía que mantener en secreto, porque Estados Unidos temía la “sofisticación del acusado”.

Su “crimen”, a los ojos de Estados Unidos, es exponer crímenes de guerra, como el asesinato a sangre fría de civiles iraquíes por un helicóptero de combate, recogido por la cámara.

152 abogados y 15 asociaciones legales han firmado una carta abierta exigiendo el “derecho de Assange a un juicio justo ante los tribunales del Reino Unido”. Los firmantes incluyen la Asociación Internacional de Abogados Demócratas y la Asociación de Abogados Estadounidenses. Los abogados dicen: “Al Sr. Assange se le ha negado el tiempo y las facilidades para preparar su defensa en violación del principio de igualdad de armas que es inherente a la presunción de inocencia y al estado de derecho “.

El ex Presidente Nacional de la Australian Lawyers Alliance dijo: “Una de las características más peligrosas del caso Assange es la idea de que Estados Unidos puede tratar de extraditar a cualquier persona, en cualquier parte del mundo, si alteran los intereses estadounidenses. Este alcance extraterritorial es contrario al estado de derecho y un intento peligroso de socavar la libertad de expresión, un derecho que todos deberíamos apreciar ”.

La NUJ, Amnistía Internacional, Reporteros sin Fronteras, PEN y muchas otras ONGs han pedido que se detenga inmediatamente el proceso de extradición y que Assange sea liberado.

El historial de extradición en casos de deportación de la jueza británica Vanessa Baraitser es del 96%. Ella se ha negado constantemente a abordar el maltrato de Assange en Belmarsh, donde lo esposaron varias veces, lo trasladaron de celda y, con frecuencia, lo registraron desnudo. Ella rechazó la solicitud de Assange de una fianza de emergencia durante el confinamiento y lo aisló de sus abogados en el tribunal.

En Old Bailey esta semana, a las ONGs se les ha negado el acceso al tribunal, al igual que a la directora ejecutiva de WikiLeaks, Kristinn Hraffsson.

Vanessa Baraitser es supervisada por la magistrada principal y jueza principal del distrito de Inglaterra y Gales, Lady Emma Arbuthnot, quien anteriormente presidió el caso ella misma. Durante ese período, Lady Arbuthnot rechazó la condena del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria al virtual encarcelamiento de Assange en la embajada ecuatoriana, donde se refugió.

Arbuthnot también rechazó la solicitud de Assange de que se retiraran sus cargos por saltarse la fianza, cargos basados en una acusación de violación, que Suecia retiró por falta de pruebas.

Esta acusación de violación, diseñada para dañar la reputación de Assange, nunca fue presentada por la mujer sueca en cuestión. No acusó a Assange de violación, pero su testimonio fue posteriormente manipulado por la policía sueca sin su participación. Según el relator especial de la ONU, Nils Melzer, la policía sueca construyó la historia de la violación.

El marido de Arbuthnot es Lord James Arbuthnot, un ex ministro de Defensa conservador. Formó parte del consejo político de la Henry Jackson Society de extrema derecha y actualmente es anfitrión y presidente de eventos de la Sociedad en la Cámara de los Lores. Este verano, la Sociedad invitó a Mike Pompeo, que considera a WikiLeaks un “servicio de inteligencia hostil”, a hablar en su reunión de Londres. También cuenta con Priti Patel, quien firmará la extradición de Assange si el tribunal falla en su contra, como uno de los ex miembros de su consejo político.

La Sociedad Henry Jackson ha emitido varias declaraciones claramente anti-Assange. En 2016, afirmó que tenía “un largo historial de robo y distribución de información, venta de teorías de conspiración y calumnias sobre la posición moral de los gobiernos democráticos occidentales”.

El ex director asociado, Douglas Murray, dijo que WikiLeaks “obtuvo ilegalmente, o robó como solíamos llamarlo, un conjunto completo de documentos gubernamentales y los publicó con consecuencias que aún no se entienden del todo … Creo que Assange ha estado loco y paranoico durante años, es parte de su supuesta composición política, y de hecho yo alegaría eso de muchos de sus partidarios ”.

Sin mencionar la conexión de su esposo con la Sociedad Henry Jackson, Lady Arbuthnot se apartó de la audiencia del caso de Assange ella misma debido a una “percepción de parcialidad”, aunque no declaró un conflicto de intereses en el caso y no se recusó formalmente.

No contento con su propia corte canguro, el establishment británico ahora bloquea los informes críticos sobre su historial de corrupción y mentiras.

Declassified UK, un sitio web de noticias que ha expuesto activamente el maltrato de Assange, ha sido incluido en la lista negra por el Ministerio de Defensa y se le ha negado el acceso a la información para hacer que el gobierno rinda cuentas.

“Todos los periodistas y organizaciones de medios deberían estar preocupados por el boicot del Ministerio de Defensa a Declassified”, dijo su editor, Mark Curtis. “El Ministerio de Defensa está enviando un mensaje: si nos critica, podríamos incluirlo en la lista negra. Si un organismo público exige que los periodistas independientes cumplan sus deseos, no cree en absoluto en unos medios libres. Esa es una señal sumamente preocupante y un gran golpe para el periodismo en interés del público”.

La inclusión de Declassified UK en la lista negra ha sido criticada por el International Press Institute y el Consejo de Europa. El Declassified UK cuenta con el apoyo de la Unión Nacional de Periodistas y el Índice sobre Censura.

El caso Assange y la lista negra Declassified son parte de la misma represión contra los informes de los medios. Primero vinieron por WikiLeaks, Edward Snowden y Chelsea Manning, luego vinieron por Declassified UK. Si Assange es deportado, ¿quién será el próximo en entregarlo “legalmente” a Estados Unidos?

Simon Korner es profesor y escritor del Socialist Correspondent.

Consulta la página de Facebook del Socialist Correspondent.

Lea más sobre Julian Assange como “enemigo público número uno”.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!