¿Por qué necesitamos una facción electoral?

DiEM25 Communications
vie 10, 2017, Artículos
Spread the word

Desde que publicamos nuestra propuesta de desarrollar una “facción electoral” para DiEM25 – una herramienta electoral transnacional que ayude a llevar nuestra Agenda Progresista para Europa (APE) a las urnas de toda la UE – hemos recibido muchas reacciones y preguntas de miembros y seguidores.

A continuación, encontraréis las respuestas a algunas de las más frecuentes.

[También puedes ver el reciente Facebook Live de Yanis donde respondió a muchas de estas preguntas y otras cuestiones.]


 

  1. ¿Es realmente necesario que tengamos una expresión electoral?

Sí: ¡ni siquiera nos planteamos que no sea una opción! La ventana para que efectuemos el cambio se cierra y debemos abordar cualquier oportunidad que tengamos a nuestro alcance. Esto es especialmente importante para nuestra agenda económica del “New Deal Europeo”: nuestras propuestas para estabilizar la Eurozona con medidas que puedan ser implementadas sin cambios en los tratados ni nuevas instituciones.

Así que mientras la crítica a la política partidista y a la naturaleza obsoleta de las actuales formaciones políticas sigue siendo válida, añadir las propuestas de DiEM25 a las urnas nos permite influenciar al sistema.

  1. ¿Es realmente tan urgente?

Sí: esta pregunta se ha hecho apremiante tras las recientes elecciones alemanas, que sepultaron la última esperanza de un impulso democrático federalista por parte de Macron y Merkel. El tiempo se está acabando. Si DiEM25 ha de tener cualquier impacto en las elecciones paneuropeas (PE) de 2019; si DiEM25 realmente quiere actuar antes de que Europa se desintegre (¿antes de 2025?); si queremos detener el cambio climático o el dominio de la xenofobia antes de que sea demasiado tarde, debemos decidir pronto.

  1. ¿No podríamos implementar nuestras políticas estableciendo alianzas con partidos existentes?

Establecer alianzas sería, de hecho, mucho más fácil para nosotros, pero, al mismo tiempo, no queremos quedar atrapados en el juego de las alianzas oportunistas. Estamos abiertos a establecer alianzas, pero solo si nuestros aliados abrazan totalmente nuestras políticas (con posibles adaptaciones a las peculiaridades de la situación local, calendario de implementación y tecnicismos, claro está).

De hecho, ya estamos trabajando con iniciativas políticas afines. Por ejemplo, estamos debatiendo el potencial de una colaboración electoral con dos partidos: Razem en Polonia y Alternativet en Dinamarca. Y continuaremos explorando formas de colaboración innovadoras con fuerzas políticas auténticamente interesadas en impulsar nuestra Agenda Progresista.

Pero: muchos partidos se encuentran profundamente divididos sobre qué debe hacerse con el euro, y con la UE en término generales. Los principios de DiEM25 son compartidos por segmentos dentro de muchos partidos diferentes, pero raramente por un partido entero. Establecer una alianza con estos partidos a menudo supondría tener que abandonar algunos de nuestros principios básicos sin poner en práctica sobre el terreno. Hacer esto nos reduciría a ser otro movimiento más que sacrifica sus principios para ganar poder electoral – ¡cosa que no nos planteamos hacer!

  1. ¿Qué otras opciones tenemos?

El panorama político europeo es vasto y diverso. Debemos ser flexibles y adaptables para llevar nuestra agenda a las urnas. Así que seamos creativos, pero mantengámonos firmes con nuestro principio de no ser “un partido político más”. Estas son las opciones que actualmente estamos considerando:

  • Podríamos pedir a los candidatos/as que firmen una carta de compromiso con las políticas de DiEM25 (¡y hacerles responsables de su palabra!)
  • Podríamos apoyar a candidatos/as, partidos o coaliciones con un programa político claro y firme que esté en línea con nuestra Agenda Progresista
  • Podríamos trabajar por una alianza progresista cuando sea posible
  • Podríamos establecer una colaboración relativamente permanente con un partido local que actuaría como nuestra “facción electoral” en un determinado Estado, región o municipio (un movimiento que se organiza para atraer a partidos, en vez de lo contrario, posee un giro realmente innovador, ¿no?)
  • Podríamos optar por crear un nuevo partido: un programa político 100% DiEM25 promovido por DiEMers en una determinada localidad, región, Estado…

¡o alguna otra opción que aún no se nos haya ocurrido!

  1. ¿Es decir, deberíamos crear otro partido político?

No exactamente. DiEM25 debe crear una “facción electoral”: un partido político transnacional que forme parte del conjunto de la organización de DiEM25.

Como primer paso, esto implicaría que DiEM25 pretende registrar un partido político, en función de legislaciones nacionales, en diversos países europeos (no solo de la UE). Donde sea necesario dar a estos partidos una identidad más local y específica del país, se podrá registrar un nombre particular para las ramas estatales del partido DiEM25, mediante colaboración abierta de los miembros y tras una votación interna paneuropea de DiEM25 que lo apruebe.

Esto, por supuesto, no quiere decir que la “facción electoral” de DiEM25 deba disputar elecciones en todos los países – o en diversos países. Todas las opciones permanecen abiertas. Incluso podríamos elegir no participar en ningunas elecciones en ciertos lugares. Nosotros decidimos colectivamente si y cómo participamos en cualquier disputa electoral.

Y, por supuesto, el principal espacio de acción de DiEM25 sigue siendo el europeo a nivel transnacional, donde todos los partidos existentes fracasan terriblemente en el test de relevancia. (Ver el punto 11 más abajo)

  1. ¿No nos arriesgaríamos a perder el carácter de nuestro movimiento?

Se hace cada vez más claro que un movimiento sin partido es impotente, y que un partido sin movimiento solo puede repetir los fracasos del pasado. Necesitamos ambos.

No seremos capaces de lograr ninguna de las cosas que deseamos sin un par adicional de manos fuertes (la facción electoral), que implementen las ideas del cerebro (el movimiento). Un potencial partido DiEM25 no debe reemplazar al movimiento. Un partido creíble debe ser respaldado por un movimiento apasionado ante el cual responda.

Además, los DiEMers no tienen que hacerse miembros de la “facción electoral” del movimiento en ningún país, tome la forma que tome. Todo miembro de DiEM25 continuará tomando parte en diseñar las políticas de DiEM25 por toda Europa, y en países específicos, sin unirse necesariamente a los esfuerzos electorales si no desean hacerlo.

  1. ¿No nos arriesgaríamos a perder nuestro carácter transnacional?

La “facción electoral” de DiEM25 podría ser el primer partido transnacional con una estructura y cultura de toma de decisiones auténticamente transnacional centradas en campañas paneuropeas y manifiestos electorales para cada país, y aprobadas por todos los miembros de toda Europa. Los manifiestos electorales de cada partido DiEM25 específico de cada país podría ser propuesto por sus miembros en base a la adaptación local de la plataforma general de DiEM25, pero entonces estos manifiestos podrían ser respaldados mediante votación por todos los miembros de toda Europa.

Si es posible, DiEM25 intentará subvertir las restricciones de nacionalidad presentando a candidatos/as de un país en elecciones de otro país.

  1. ¿Cómo podemos formar y expresar una opinión sobre cada cuestión local en particular?

Nuestros miembros no necesitan participar en todas las votaciones. Pero DiEM25 siempre proporcionará información respecto a su posicionamiento sobre las políticas que lleve a cualquier urna.

  1. ¿Estamos listos políticamente? ¿Está nuestra agenda suficientemente desarrollada?

Sí, o aún mejor: ¡estamos listos para estar listos! Nuestra agenda económica, el New Deal Europeo, está lista. Aceleraremos la preparación de los otros libros políticos (transparencia, refugio y migración, trabajo, inversión ecológica, una constitución europea y una internet de personas). Además, pronto estableceremos grupos locales temáticos (DSC) para enriquecer la postura general de nuestro movimiento en áreas como las relaciones internacionales, la defensa europea, la sanidad y la educación. Este es otro paso de abajo a arriba en la expansión de nuestro movimiento y en la elaboración colectiva de las políticas.

  1. ¿Estamos listos logísticamente? ¿Tenemos los recursos necesarios?

Bueno, nunca planteamos esta pregunta en febrero de 2016 cuando inauguramos DiEM25. Si intentamos medir nuestra capacidad de éxito en base a nuestros recursos actuales o potenciales, entonces la respuesta habitual será: ¡volvamos a casa y no hagamos nada! De hecho, la enormidad de los retos que tenemos por delante y las cuestiones que decidimos abordar debería ser más que suficiente para desalentar a algunos. Pero nosotros actuamos. Como Brian Eno declaró con tanta elocuencia cuando que inauguramos DiEM25:¡empecemos a cocinar, y la receta seguirá!

  1. ¿Qué elecciones deberíamos disputar?

Esta pregunta siempre será decidida por nuestros miembros caso a caso. Sin embargo, un gran comienzo para DiEM25 sería poner como meta las elecciones al Parlamento Europeo de 2019.

Estas elecciones nos ofrecen una oportunidad de emplear el único momento democrático transnacional de Europa. Mientras los partidos tradicionales siguen sin visión, atrapados en los límites de la competición nacional, DiEM25 puede hacer que el proceso electoral paneuropeo sea la plataforma para la primera campaña auténticamente transnacional de Europa.

Obtener algunos asientos en el Parlamento Europeo nos permitiría lograr la atención y la legitimidad necesarias para iniciar un proceso radical de cambio (una asamblea constitucional, por ejemplo) hacia 2025.

  1. ¿Y qué pasa si, pese a todo, decidimos no acudir a elecciones?

La autoorganización es dura y puede ser un trabajo desmoralizante, si no hay señales claras de impacto y progreso. La meta de llevar nuestro marco político del New Deal Europeo a “tu urna más cercana” en las elecciones europeas de 2019, proporciona un punto focal maravilloso para compartir ideas, buenas prácticas, contrastar pruebas, promover nuestras esperanzas y miedos, mientras ponemos a pruebas nuestras capacidades de galvanizar nuestros esfuerzos juntos – en breve, para la toma de decisiones transnacional.

Si no conseguimos hacer esto, DiEM25 podría convertirse en tan solo otro grupo que se reúne ocasionalmente, y organiza una manifestación ocasional, pero que no consigue logros sustanciales. Tenemos ambiciones mucho mayores para DiEM25: ¡desatar su enorme potencial y cambiar Europa!

 

Nuestra facción electoral, si los miembros la aprueban, nos permitiría llevar nuestra lucha contra el establishment al siguiente nivel – una fuerza política pionera, histórica, paneuropea que os devolverá el poder. A la gente. A todos.

 

¡Carpe DiEM!
 

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!