French Presidential Election Candidates

DiEM25: un ejemplo de democracia interna en acción

De acuerdo con el principio de DiEM como un movimiento paneuropeo, todos los miembros de todas las nacionalidades pudieron votar. Después de todo, como en las elecciones alemanas, las elecciones francesas afectarán al resto de Europa tanto cómo afectarán a la propia Francia.
Y, de manera destacada, los miembros decidieron no hacer campaña por ningún candidato sino apoyar una alianza de fuerzas contra el fascismo y/o el neoliberalismo.
Por Alex Sakalis (publicado originalmente en inglés en openDemocracy)
 
Todos sabemos que la democracia se encuentra en mal estado en la Unión Europea. Desde la tragedia griega de 2015, cuando se levantó el velo de la maquinaria interna de la Unión Europea, se hizo claro que la democracia ya no se predica, y ya no hablemos de que se practique. Pero, al mismo tiempo, se están inventando nuevos procesos democráticos. Un ejemplo de esto es DiEM25: un movimiento paneuropeo y democrático, y de cómo está debatiendo las inminentes elecciones francesas.
Los miembros de DiEM en Francia iniciaron el debate entre ellos, en sus DSC (siglas en inglés para colectivos espontáneos democráticos) locales y en el foro de DiEM. Para que los no francófonos pudieran seguir y participar del debate, también se creó un hilo en lengua inglesa, donde los miembros franceses resumieron lo que se estaba debatiendo e involucraron a otros miembros de toda Europa.
El resultado fue un resumen redactado por los miembros de DiEM25 Francia y respaldado por el Colectivo Coordinador de DiEM, que resumía las políticas de cada uno de los principales candidatos respecto a la economía, el medioambiente y la solidaridad europea.
El documento evalúa brevemente las fuerzas y debilidades de cada candidato desde la perspectiva del New Deal Europeo de DiEM25. Es un resumen de trasfondo y una apertura del debate diseñado para actuar como la base de la deliberación interna sobre la postura oficial de DiEM25 con respecto a la primera ronda de las elecciones presidenciales francesas. El resumen también plantea algunas preguntas interesantes. ¿Quién tiene las mejores políticas medioambientales? ¿Quién puede curar mejor a una sociedad tensa que aún opera bajo un “estado de emergencia”? ¿Y qué sucedió con la promesa inicial de Hamon?
Este es el resumen:
Postura de DiEM25 ante las elecciones presidenciales y legislativas francesas de 2017
Este texto, escrito por miembros de DiEM25 Francia y respaldado por el Colectivo Coordinador, está planteado como un resumen de trasfondo que actúe como la base de la deliberación interna de DiEM25 sobre la postura oficial de DiEM25 respecto a las elecciones presidenciales francesas (y particularmente su primera ronda)
El sistema político francés (la Quinta República) concentra un gran nivel de poder en manos de una sola persona (el presidente), subordinando de esta manera al Parlamento al poder ejecutivo. Esto entra en conflicto con los principios democráticos que defiende DiEM25. El hecho de que las elecciones legislativas sigan a las presidenciales un mes después tan solo tiende a favorecer a los candidatos que apoyen al presidente electo.
Además, el sistema electoral (dos rondas, mayoría simple, sin representación proporcional) favorece a los grandes partidos establecidos en detrimento de partidos más pequeños o jóvenes. De hecho, en respuesta a esta situación, dos candidatos (Benoît Hamon y Jean-Luc Mélenchon) incluyen en sus programas la fundación de una Sexta República, lo que implica una reforma completa y radical del sistema político francés.
Elecciones presidenciales
La primera ronda de las elecciones presidenciales de 2017 verá a once candidatos de entre los cuales cinco aspiran a la victoria:
François Fillon (los Republicanos – LR, derecha conservadora)
Marine Le Pen (Frente Nacional – FN, extrema derecha)
Emmanuel Macron (En Marcha – EM, centroderecha y centroizquierda)
Benoît Hamon (Partido Socialista – PS, izquierda, aliado con el partido ecologista Europa-Ecología Los Verdes – EELV)
Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa – FI, izquierda radical).
No es preciso detallar aquí la postura de Marine Le Pen, que cree que Francia debería abandonar la Unión Europea y el euro (frexit), ni la postura de François Fillon, alineado con Angela Merkel en cuestiones europeas, y quien, en cuestiones económicas y sociales, propone políticas de austeridad devastadoras.
Es importante, pese a todo, tener presente que Marine Le Pen tiene prácticamente garantizada una plaza en la segunda ronda de las elecciones. Las mismas encuestas muestran que perdería contra cualquier candidato que se le oponga en la segunda ronda, dando a su oponente una garantía práctica de convertirse en el nuevo presidente de la República Francesa.
DiEM25, por tanto, se ve limitado a evaluar los méritos relativos de tres candidatos: Benoît Hamon, Emmanuel Macron y Jean-Luc Mélenchon.
Benoît Hamon
En cuanto a la recuperación económica europea, Benoît Hamon propone un programa basado en inversiones verdes y una transición ecológica, la mutualización de la deuda pública y su compra por parte del Banco Central Europeo, la cohesión social y la renta mínima europea, políticas de acogida para refugiados, armonización fiscal y un presupuesto europeo, así como la suspensión del CETA.
Comentario: Aunque estas políticas se parezcan a las de DiEM25, carecen, lamentablemente, de la sofisticación de sus contrapartidas en el New Deal Europeo de DiEM25.
Por ejemplo, no hay un vínculo directo entre el proyecto de expansión cuantitativa del BCE y el programa de inversión paneuropeo encabezado y gestionado por el Banco Europeo de Inversiones (no hay plan de conversión de deuda limitada que pueda ser aplicado a la deuda pública de la Eurozona sin cambios en los Tratados ni cambios en la constitución del BCE) una reafirmación del límite de déficit del 3% de Maastricht que contradice a la declaración de Hamon sobre una Renta Básica Universal (la cual, por cierto, difiere sustancialmente de la propuesta del Dividendo Básico Universal de DiEM25 – ver abajo). El resultado es una agenda política caracterizada por su ingenuidad y que es, por tanto, abierta a la crítica legítima de los oponentes de Hamon.
Sobre la democratización a nivel paneuropeo, Benoît Hamon ha adoptado la propuesta del grupo de Piketty sobre la creación de una Eurocámara, compuesta de diputados de los parlamentos nacionales. Esto contradice la propuesta de DiEM25 de embarcarse en un proceso de Asamblea Constitucional en vez de crear una capa de humo de parlamentarismo con la que cubrir la falta de legitimidad democrática.
Comentario: La propuesta de la Eurocámara es “causa de divorcio” para DiEM25 puesto que demuestra la tendencia de Hamon hacia un falso federalismo que, al final de todo, no difiere sustancialmente del plan esencial de Macron-Schäuble.
En cuestiones sociales, Hamon planea suprimir la ley El Khomri e implementar de forma progresiva una Renta Básica Universal, las condiciones de la cual han evolucionado durante la campaña. También es favorable a un plan de defensa europea y a una política de energía europea. El método que propone para lograr sus objetivos es la renegociación gradual de los tratados, sin especificar exactamente cómo.
Comentario: La propuesta de Renta Básica Universal ha dado a Hamon mucha cancha. Pero es defectuosa en sus fundamentos. DiEM25 ha explicado (como parte de nuestro New Deal Europeo) que, aunque el despliegue de un pago básico universal es crucial, no puede y no debe estar financiado mediante impuestos.
Si es así (como se infiere del programa de Hamon), esto conllevará o bien una explosión del gasto gubernamental o canibalizará el estado de bienestar existente. Es por esta razón que nuestro New Deal Europeo ha razonado exhaustivamente sobre maneras de financiar un Dividendo Básico Universal no a partir de impuestos sino mediante la creación de un Depósito de Capital Europeo que poseerá los derechos de propiedad de los beneficios del capital y de los derechos de propiedad intelectual. La Propuesta de Hamon es, en este sentido, primitiva y perjudica las expectativas a largo plazo de una buena idea.
Resumen: El programa de Benoît Hamon es el que más se acerca al New Deal Europeo de DiEM25. Lamentablemente, no está suficientemente a la altura. Las políticas del programa de Hamon que son similares a las de DiEM25 están mucho más verdes que las del New Deal Europeo y, en consecuencia, están abiertas a ataques legítimos de la derecha. En cuanto al resto, en cuanto al futuro democrático de Europa, se parecen demasiado a las de Macron y son imposibles de defender desde la izquierda. Por esta razón, DiEM25 tendría dificultades apoyando a Benoît Hamon en la primera ronda.
Emmanuel Macron
Sobre Europa, Emmanuel Macron mantiene una postura proeuropea que, en algunos aspectos, parece coincidir con algunas de las posturas de DiEM25, por ejemplo: las convenciones democráticas paneuropeas, los refugiados y una política de favorecer soluciones federales. Pero su presteza a la hora de aceptar la austeridad generalizada a cambio de un presupuesto para la Eurozona insignificante a nivel macroeconómico constituye una rendición efectiva al Plan para Europa de Wolfgang Schäuble.
La situación es aún más preocupante, pues Macron se alinea claramente con la fijación de la CDU con las reformas neoliberales del mercado laboral en la línea de las reformas alemanas Hartz-Schröeder así como a los recortes en ayudas estatales para las autoridades locales.
Las leyes Macron y El-Khomri del actual gobierno, que él mismo inspiró, dan una idea de sus futuras políticas, del mismo modo que sus recientes declaraciones a favor de reducir los actuales impuestos a la riqueza comprometiéndose con un aumento a los impuestos de sucesiones. También destacamos que Macron es favorable al CETA.
Resumen: Dada la irrespaldable postura de Macron sobre Europa y su programa doméstico neoliberal, DiEM25 no puede apoyar su candidatura en la primera ronda de las elecciones presidenciales.
Jean-Luc Mélenchon
El programa de Jean-Luc Mélenchon incluye muchas medidas cercanas a las de Benoît Hamon, particularmente respecto al Banco Central Europeo, la compra de deuda pública, la recuperación económica, la transición energética y ecológica, y la convergencia social.
Mélenchon se opone a Hamon sobre la regla de déficit de Maastricht, sobre defensa y sobre la renta básica universal. Él defiende una estricta supervisión política del BCE, control de las finanzas, poner fin a la privatización de servicios públicos y “un proteccionismo unido y ecológico”.
Respecto a cuestiones europeas, Jean-Luc Mélenchon tiene una estrategia dual:
⁃ El Plan A comienza con el cese unilateral de la aplicación de tratados fiscales y de directivas sociales regresivas, y el control de capital. Él, pues, propone renegociar estos tratados y directivas mediante las amenazas de abandono.
⁃ El Plan B, en caso de fracaso de las negociaciones del Plan A, declara un abandono de la moneda única tras un referéndum, una nueva moneda común para “aquellos países dispuestos” y el establecimiento de una “cooperación con otros pueblos de Europa”.
Resumen: La propuesta de Mélenchon habría tenido el apoyo completo de DiEM25 en… 1983. Su visión de las “normas” fiscales y monetarias hubiera sido preferible a aquellas que prevalieron al fin, a partir de Maastricht.
Sin embargo, DiEM25 cree firmemente que, en 2017, los Planes A y B descritos arriba son inapropiados. Cualquier intento de implementarlos llevará a la creación de profundas fallas que separarán a los países deficitarios y los de superávit, recorriendo el río Rin y atravesando los Alpes, con la consecuencia de una crisis de deflación extrema acelerada de forma masiva en el noreste y la estagflación en el resto.
Tal vez esto sea inevitable y acabe sucediendo de todos modos aunque Jean-Luc Mélenchon no resulte electo (como consecuencia de los terribles efectos de las actuales políticas del establishment). Pero hacer que estos sucesos terribles sean el plan de la izquierda es un error mayúsculo que, al final, solo beneficia a Marine Le Pen. Por ello, DiEM25 no puede apoyar la candidatura de Jean-Luc Mélenchon.
Elecciones legislativas
Puesto que es probable (en ausencia de una coalición entre Benoît Hamon y Jean-Luc Mélenchon) que el candidato elegido no proceda de uno de los principales partidos (PS, LR), se planteará la pregunta de si el próximo presidente tendrá mayoría en la Asamblea Nacional (Parlamento). Dado el (probable) caso de la elección de Emmanuel Macron, este tendrá que gobernar con o bien una mayoría de derechas, o sin una mayoría estable en absoluto, pero con fuertes grupos de LR y PS, y un sustancial grupo del FN.
Aparte, es probable que el Partido Socialista (PS) implosione tras las elecciones presidenciales, especialmente si Emmanuel Macron resulta elegido. Esto podría dar paso a la creación de coaliciones políticas durante las elecciones legislativas: la izquierda de Hamon, junto a la izquierda de Mélenchon podrían aprovechar la oportunidad de reforzar el peso de un izquierda progresista y social en la Asamblea Nacional.
La postura de DiEM25 Francia
DiEM25 querría apoyar a un único candidato antes de la primera ronda. Como movimiento político sentimos la necesidad y el deber de ofrecer una clara guía a los votantes franceses que busquen nuestro consejo. A algunos de nosotros les preocupa que, si DiEM25 no adopta una postura clara en un momento políticamente significativo como este, corramos el riesgo de hacernos insignificantes en el contexto político francés. Sin embargo, la situación política de hoy en Francia plantea serias cuestiones sobre defender a uno de los tres candidatos antes mencionados.
La centroizquierda ha implosionado claramente, tras cinco años del gobierno del presidente Hollande. Benoît Hamon ha intentado con coraje recuperar al Partido Socialista de entre las ruinas del desastre Hollande, pero ha adoptado políticas que, aunque bienintencionadas, carecen de credibilidad. Además, muchos DiEM25ers en Francia no confían en el Partido Socialista y les preocupa que Benoît Hamon pueda “hollandizarse” tras las elecciones o, más probablemente, fracase a la hora de transformar la cultura del PS.
El Partido de Izquierda de Jean-Luc Mélenchon también ha fracasado en estar a la altura de las circunstancias. Su programa no puede implementarse el día posterior a las elecciones de manera que se estabilice la crisis económica francesa y europea dando paso a un nuevo internacionalismo progresista contra las fuerzas del establishment y de la Internacional Nacionalista. Además, sus declaraciones divergen de las de su séquito más cercano: para algunos, su plan B es tan solo una amenaza para negociar en condiciones su Plan A. Otros, sin embargos, ven el Plan B como su Plan A, haciéndoles aliados (aunque involuntarios) de Le Pen.
En cuanto a Macron, se descartó él solo por su decisión de buscar la bendición de Angela Merkel y de partes de la burguesía francesa que exigen menos impuestos para sí mismos.
Idealmente, DiEM25 querría ver a un único candidato representar al internacionalismo progresista en las elecciones presidenciales de Francia: sería la única manera de garantizar la derrota aplastante tanto de Le Pen como del establishment neoliberal, quizás desde la primera ronda. El fracaso a la hora de construir dicha alianza es una oportunidad para que DiEM25 Francia piense, una y actúe políticamente sobre la cuestión europea.
CONCLUSIÓN: LA POSTURA DE DiEM25 – una propuesta
DiEM25 decidirá su postura, como siempre, de forma colectiva y democrática mediante un voto interno que involucrará nuestras cuatro opciones:
Opción A – Desde DiEM25 instamos a los/as franceses y francesas a que: (1) voten en la primera ronda de las elecciones presidenciales a cualquier candidato exceptuando a Le Pen o Fillon; (2) a que hagan campaña por una única lista progresista e internacionalista de candidatos al Parlamento en las elecciones legislativas.
Opción B – Votar a Benoît Hamon en la primera ronda de las elecciones presidenciales.
Opción C – Votar a Emmanuel Macron en la primera ronda de las elecciones presidenciales.
Opción D – Votar a Jean-Luc Mélenchon en la primera ronda de las elecciones presidenciales.
A TENER EN CUENTA: Se han dispuesto dos hilos de debate en el foro para discutir cuál debería ser la postura de DiEM25 acerca de las elecciones presidenciales y legislativas francesas: uno es en francés, y el otro en inglés.
Y estos han sido los resultados:
A (59.48%)
B (13.62%)
C (8.08%)
D (18.83%)
De acuerdo con el principio de DiEM como un movimiento paneuropeo, todos los miembros de todas las nacionalidades pudieron votar. Después de todo, como en las elecciones alemanas, las elecciones francesas afectarán al resto de Europa tanto cómo afectarán a la propia Francia.
Y, de manera destacada, los miembros decidieron no hacer campaña para ningún candidato sino apoyar una alianza de fuerzas contra el fascismo y/o el neoliberalismo.
Así como con los debates sobre las presidenciales francesas, los miembros de DiEM25 se habían involucrado previamente en debates democráticos para llegar a sus posturas sobre el referéndum del brexit (y sus consecuencias), así como el referéndum constitucional italiano.

¿Quieres mantenerte informado/a sobre las actividades de DiEM25? ¡Suscríbete aquí!